IMITAR LO QUE ES NATURAL NOS PERMITE AVANZAR

Este texto ha sido enviado por un padre de una niña con lesión cerebral. Tras haber investigado y haber acudido a varios profesionales que buscan reorganizar el sistema nervioso de su hija, el autor nos deja estas sabias reflexiones fruto del trabajo diario durante años con su pequeña.
Pide que se le mantenga en el anonimato, pero agradecemos enormemente su aportación.
¡Gracias!

Nuestros hijos, como cualquier otra persona, tienen una identidad genéticamente establecida. Por tanto, esta identidad, es invulnerable e indestructible. En ella están definidos todos los procesos de desarrollo del ser humano. Guiando la etapa de gestación, el propio parto y todo lo que posteriormente realizamos y tal como lo realizamos. Nuestro desarrollo, sigue unas etapas genéticamente definidas y una lesión cerebral o cualquier otra situación que dificulte o bloquee parte de este desarrollo, nunca podrá llegar a afectar ni alterar nuestra identidad genética ni nuestra inteligencia. Estas son invulnerables. Puede incidir en la capacidad de demostrar ciertas habilidades pero no la potencialidad para adquirirlas.

Nuestra sociedad, ha consolidado con el paso de los años, muchos razonamientos que han marcado criterios para afrontar las situaciones de la vida. Estos los ha establecido, el hombre. Personas a priori muy preparadas, pero esto no quita que otra persona, y más si es una madre o un padre, tenga que dar por bueno, cualquiera de estos razonamientos, sistemas de tratamiento de enfermedades,…., sin hacer un análisis personal; y más tratándose de un hijo. Toda madre, padre o persona en general, sea cual sea el vínculo o parentesco, puede a partir de la vivencia personal, adquiriendo la capacidad de análisis y así poder ir decidiendo lo que más conviene. Es un proceso seguro que requiere unos tiempos. Cada uno necesitará su tiempo. Esto no es importante. Todo lo que previamente habremos hecho o no hecho, habrá sido necesario para a partir de aquellas vivencias, seguir evolucionando y enriqueciendo nuestro entorno y nosotros mismos.

Se habla de la plasticidad neuronal. Esta permite adaptarnos a las situaciones cambiantes de la vida. Cuando un sistema nervioso goza de muy buena salud, pudiendo disponer de la totalidad de sus recursos, la plasticidad fluye sin darnos cuenta. Las habilidades evolucionan en función de las actividades que practicamos y los estímulos que recibimos en cada instante. Cuando nuestro sistema nervioso, está lesionado o por la razón que sea, no puede disponer de toda su composición para hacernos funcionales, la plasticidad neuronal no puede fluir de igual forma. Las oportunidades que todos necesitamos para navegar como un velero sin sobrepasar la línea de flotación, adaptándonos en cada instante a las situaciones cambiantes de nuestro entorno, posiblemente, no serán suficientes para nuestro hijo. La voluntad de que su sistema nervioso evolucione , madure , crezca , buscando abrir todas las puertas para que sea únicamente él , quien con el paso de los años , nos pueda mostrar, hasta donde ha podido llegar en la conquista de las diferentes habilidades ; requerirá un mayor implicación específica y constante . Personalmente pienso que todo hay que hacerlo de manera progresiva. Haciendo un trabajo específico de media hora a una hora diaria, para empezar ya sería suficiente.

Nuestro hijo seguramente necesitará más oportunidades para que su sistema nervioso pueda reorganizarse haciendo uso de la plasticidad neuronal. Estas oportunidades se sucederán en la misma medida que la familia crea en su conveniencia. El camino es largo. Todos lo son. Para afrontarlo con esta implicación tan cercana donde seguramente, nuestras manos empezarán a interactuar con su cuerpo, detectando su comportamiento corporal de una manera más profunda y real; hay que estar muy convencido de que vale la pena incorporar en este ayudar a crecer a un hijo, estos ratos con unas oportunidades de crecimiento diferentes a las que se han producido hasta ahora y complementarias a éstas. Habrá que buscar el suelo como lugar de ocio, juego y trabajo.

Se habla de que la plasticidad neuronal, no es la misma según sea la edad cronológica de la persona. Yo pienso que es posible que algo de cierto haya en esta afirmación. De todas formas, es algo que a mí no me preocupa. Apostar por un trabajo de oportunidades que puedan dar pie a una evolución del sistema nervioso, requiere la implicación y convencimiento de las personas requeridas. La colaboración de nuestro hijo, puede aportar mucho de positivo o puede llegar a dificultar mucho su práctica. Por lo tanto lo más importante será la implicación y convencimiento de todos; padres e hijo (si es el caso). Si el hijo todavía no es consciente de la propuesta de trabajo; habrá que buscar un concepto de juego. Habrá que buscar su motivación a partir de la complicidad en la convivencia y el afecto creando un escenario de juego.
Conozco personas que con una edad por encima de los 60 años, han estudiado la carrera de derecho, o han aprendido a nadar o ir en bicicleta. ¿Si su sistema nervioso hubiera perdido su plasticidad, hubieran podido hacer tal proeza?

La fuerza de voluntad mueve montañas y esta aparece sin buscarla conscientemente, con el convencimiento de lo que queremos que forme parte a diario, durante un rato, del día a día de nuestro hijo.

Si te estiras en el suelo boca arriba y empiezas a reproducir con tu propio cuerpo, lo que hace un niño durante el primer año de vida, comenzarás para traerte manos y pies en la cara y / o boca, realizarás la transición del supino a prono mediante el volteo, dirigiendo la mirada y girando la cabeza hacia un lado levantando el brazo y doblando la pierna del lado contrario, para acabar haciendo el giro de 90 a 180 º. Posteriormente, adoptarás una posición de arrastrar tipo militar o similar con una tendencia a lateralizar un lado de tu cuerpo de forma homolateral. Es decir, pierna y brazo de un lado los flexionarás mientras la otra pierna estará estirada y el otro brazo, apoyado en el suelo dándote una posición estática estable de control. Alternando entre un lado y otro como si la cabeza dirigiera con su movimiento, el resto del cuerpo, conseguirás que todo el cuerpo cambie de posicionamiento y así puedes iniciar el reptado. Posteriormente, superando la presión de la gravedad, te pondrás a cuatro patas y gatearás, podrás sentarte en el suelo. Mientras, habrás estado trabajando la convergencia ocular a la distancia de la lectura y escritura, habrás integrado reflejos primitivos, sustituyéndolos por reflejos motores que hoy te permiten tener la movilidad que tienes y una serie de elementos madurativos intrínsecos. Finalmente te pondrás de pie y aunque entonces sólo dispondrás de los pies para mantener el cuerpo en armonía, habrás durante este tiempo, aprendido todo lo que necesitas para hacerlo y por lo tanto, podrás ponerte derecho solo sin ayuda. Siguiendo la secuencia genética, posteriormente, dado que ya habrás aprendido a comer sólido, llegará el habla, el pensamiento irá evolucionando y te harás grande tal y como lo has hecho.

Bueno, con todo esto, el sistema nervioso durante este tiempo, habrá madurado conjuntamente con este desarrollo funcional y éste se habrá producido gracias a la maduración neuronal correspondiente. Por tanto es un proceso sucesivo retro-alimentario. Como una especia de diálogo entre el cuerpo y la mente. Este es un proceso que la genética ha diseñado así y por lo tanto es inalterable e invulnerable. Cada vez que cualquiera de nosotros hacemos esta secuencia, estamos haciendo un gimnasio para el cerebro. Estamos reforzando una estructura neuronal ya creada que nos permite ser funcionales y por lo tanto es como si fuéramos a reseguir con un color más grueso, cada una de las trazas neuronales que se activan con nuestra funcionalidad.

Si por la razón que sea, alguno de estos movimientos lo hacemos de manera imperfecta, es porque nuestro sistema nervioso no ha madurado con la precisión necesaria para hacer el movimiento perfecto. El cuerpo se articula con estados tensionales diferentes para cada parte del cuerpo, generando complejas cadenas musculares que nos permiten ser funcionales y estas cadenas, fácilmente pueden tender a simplificarse si la madurez neuronal no acaba de alcanzar los niveles precisos.

Como ya he expresado, todo ello no tiene nada que ver con la inteligencia. Esta también es invulnerable. En todo caso puede tener algo que ver con la capacidad de demostrarla.

Por lo tanto, hacer esta mesa de gimnasio, sería hacer un gimnasio para el cerebro abrazando la genética humana.

Me parece muy importante aportar esta visión de la condición humana ya que la plasticidad neuronal que permite adquirir habilidades o perderlas en función del uso que hacemos de nuestro cuerpo, deportes que practicamos en cada momento, o estímulos sensoriales que recibimos; permite también modificar y por lo tanto mejorar habilidades incumplidas.

Como si de un castillo humano se tratara, nuestro desarrollo se produce por etapas y cada etapa, es la base de la siguiente. Como en una escalera, cada escalón que subimos, nos permite afrontar el siguiente.

Es posible que esta escala se haga larga y a veces difícil de subir. Los años pasarán de todas formas y de producirse cambios por pequeños que puedan parecer, aportarán una mejor funcionalidad ya sea interna (digestiva, pulmonar, ….) o externa (sensorial o motora). Por lo tanto estos justificarán el esfuerzo realizado.

Pienso que todo ello son conceptos de la naturaleza. No hablo de cosas extrañas. La reproducción en cautividad de peces, moluscos o los invernaderos, buscan reproducir las condiciones naturales de un hábitat, conocedores de que imitando la naturaleza, las cosas se sucederán tal y como deseamos. No podemos ir en contra de la naturaleza.

Dado que nuestro desarrollo está genéticamente definido antes de nacer y tenemos la capacidad plástica de nuestro organismo para hacerlo efectivo, personalmente, no conozco ningún otro planteamiento en este ayudar a crecer un hijo mejor que el descrito; que complemente la tarea de hacer de madre o hacer de padre. Esta es mi opinión.

Pienso que si nuestro organismo, es capaz de hacer frente desde una perspectiva de auto curación a las heridas de la piel, fracturas óseas, los efectos de los resfriados, disfunciones digestivas,….. Activando mecanismos de defensa como la propia fiebre, entre otros tantísimos, ¿por qué nuestro organismo no debe poder activar estrategias reparadoras para nuestro sistema nervioso? Quizá tan sólo haya que ofrecer un entorno donde las oportunidades se puedan suceder.

Todo lo que he escrito, es fruto de la interpretación personal que hago de nuestra vivencia y de todo lo que he leído, así como de todo lo que nos han aportado aquellos profesionales que nos han acompañado y siguen acompañándonos en este trayecto.

EQUIPOS PARA EL PROGRAMA MOTOR DEL MÉTODO DOMAN O DE LOS INSITUTOS PARA EL LOGRO DEL POTENCIAL HUMANO

Escalera-Braquiacion-B15-3metros

Muchos padres, y especialmente los colegios que aplican el método Doman de Estimulación Temprana, me preguntan dónde pueden conseguir el mobiliario y material que necesitan para llevar a cabo el programa motor (de movimiento) del método.
Aquí os dejo el enlace a la página del fabricante y distribuidor oficial de los Institutos para el Logro del Potencial Humano:

MOBITHEM

EL COMBATE DE LA PEQUEÑA MALIN

“El combate de la pequeña Malin” parte 1:

“El combate de la pequeña Malin” nos muestra, en un documental grabado a lo largo de tres años, la evolución de una niña con graves lesiones cerebrales tratada con el método de organización neurológica Doman.

Este tratamiento requiere grandes esfuerzos por parte de toda la familia, pero supone importantes avances en muchos casos como el de Malin.

Ésta es la historia de cómo una niña y sus padres deciden plantarle cara al destino para cambiarlo. Su éxito es fruto de un trabajo duro, pero sólido y fundamentado en el desarrollo y el funcionamiento cerebrales.

Existen otras historias documentadas en internet y algunos casos muy conocidos como el de Kike, hijo de Bertín Osborne y Fabiola, que también están saliendo adelante con este mismo tratamiento.

La página oficial del método es la siguiente:

Los Institutos para el Logro del Potencial Humano

Para continuar viendo el documental:

“El combate de la pequeña Malin” parte 2

“El combate de la pequeña Malin” parte 3

“El combate de la pequeña Malin” parte 4

“El combate de la pequeña Malin” parte 5

“El combate de la pequeña Malin” parte 6

QUÉ HACER POR SU HIJO…

Qué hacer por su hijo con lesión cerebral o retraso mental, deficiencia mental, parálisis cerebral, epilepsia, autismo, atetosis, hiperactividad, síndrome de déficit de atención, retraso en el desarrollo, síndrome de Down

Glenn Doman

A través del boletín de espacioLogopédico.com me ha llegado la feliz noticia de que por fin se ha reeditado este maravilloso libro de Glenn Doman. “Feliz” porque somos muchos quienes llevábamos años lamentando la descatalogación de este libro en la editorial original, Diana.

Desde enero disponemos de él en la editorial EDAF y por fortuna, puedo seguir recomendándolo como uno de los mejores libros que pueda leerse por parte de padres y profesores de niños “especiales”.

Es “el libro” sin duda, para quienes quieran conocer y comprender mejor la organización neurológica. Cómo y por qué trabajar con niños con disfunciones en su sistema nervioso, disfunciones tan variadas que van desde la parálisis cerebral hasta las dificultades de aprendizaje. Y que, al fin y al cabo, se hallan todas en el mismo sitio: el sistema nervioso.

Esto no quiere decir que estos problemas tan dispares se trabajen de la misma forma. De aquí surge la importancia de conocer en profundidad el desarrollo infantil y el nivel que ha adquirido cada niño en cada una de las áreas del mismo.

Glenn Doman nos cuenta cómo tomó conciencia de la importancia de este hecho y cómo fue esto lo que dio un giro a su vida profesional y al concepto obsoleto de tratamiento que hasta entonces se venía realizando y que aún hoy, después de más de 50 años, por desgracia sigue vigente.

Si quieres conocer mejor las bases de la organización neurológica sobre la que se fundamenta no sólo el método Doman, sino muchos otros que han ido surgiendo posteriormente, no dudes en leer este libro.

Su estilo directo y ameno hacen que sea recomendable tanto para profesionales de la salud y la educación, como para padres.

Personalmente lo considero una lectura clave para todo aquel que haya entrado en este blog y esté leyendo esta entrada.

Saludos,

Rosina Uriarte

Publicado en espacioLogopédico.com:

En este libro, convertido en manual de referencia, Glenn Doman -pionero en el tratamiento de niños con lesión cerebral- ofrece una esperanza real a miles de pequeños a los que se ha dado por perdidos y han sido sentenciados a una vida de confinamiento institucional.

Glenn Doman es el fundador y director de los mundialmente conocidos Institutos para el Logro del Potencial Humano, donde han tratado, solo en Estados Unidos, a más de 15000 pacientes de otros muchos países del ámbito internacional.

En este volumen, valiosa herramienta para padres y colegas de profesión, y gracias a una revisión y actualización exhaustiva, Doman documenta el medio siglo de éxito de Los Institutos con las personas con lesión cerebral, mostrando estadísticas e historias de casos, así como enseñando los principios básicos del desarrollo cerebral con gráficos, cuadros y figuras ilustrativas.

Explica por qué las antiguas teorías y técnicas fracasaron, define la filosofía de Los Institutos y el tratamiento revolucionario del cerebro; narra las investigaciones del personal de los institutos por todo el mundo, sus avances y frustraciones y sus esfuerzos titánicos para perfeccionar el tratamiento de la lesión cerebral.

Revela sus técnicas salvavidas y las herramientas de medición, con el fin de mejorar la movilidad, el lenguaje, la competencia manual, la visión, la audición, el desarrollo táctil, que incluye métodos de patrones y motivación.

Además, presenta el programa individualizado de Los Institutos, en el cual los padres y el amor son los ingredientes vitales.

Todo esto para que el niño con lesión cerebral pueda vivir un día con sus semejantes y no en reclusión.

Editorial: EDAF

ISBN: 9788441421240

ABR PARA LA LESIÓN CEREBRAL

Rosina Uriarte

Pocas veces escribo sobre terapias que no conozco personalmente. Pero esta vez ABR, o Advanced Biomechanical Rehabilitation, ha llamado poderosamente mi atención. Y como es mi intención difundir información sobre las opciones que existen para trabajar con nuestros hijos y que no se nos ofrecen de forma habitual desde el medio sanitario, quisiera hacerme eco de las bases de este revolucionario método.
Revolucionario, porque está logrando cambios asombrosos en niños y adultos con lesiones cerebrales.
Es una técnica que se desmarca completamente de las tradicionales, que trabajan principalmente las extremidades de los niños con la intención de lograr que sean funcionales. También se aleja del concepto de la organización neurológica que pretende a través de la maduración cerebral lograr esta funcionalidad en el niño.
Su creador, Leonid Blyum, asegura que no es necesario reparar el daño cerebral para eliminar la espasticidad y deformidades, normalizar el equilibrio muscular, y restablecer las funciones motoras en el niño con parálisis cerebral.
Las dos grandes leyes del crecimiento y desarrollo infantiles establecen que este desarrollo es “céfalo-caudal” y “próximo-distal”. Esto quiere decir que ocurre de arriba abajo (desde la cabeza hacia los pies) y de dentro hacia fuera (del tronco a las extremidades). Blyum toma estos dos principios y los combina con conocimientos de fisioterapia, osteopatía, masajes, etc. junto con fundamentos puramente mecánicos y físicos, para crear ABR. Una terapia que busca el fortalecimiento de la estructura músculoesquelética del cuello y tronco para a través de este fortalecimiento y normalización llegar de forma espontánea a la recuperación de brazos, manos y piernas.
Se trata de un trabajo completamente manual, sin fármacos, instrumentos ni cirugía, que estimula la musculatura interna del tronco. Los terapeutas entrenan a los padres para que éstos puedan aplicar la terapia en casa, pues requiere una gran inversión de tiempo para su efectividad.
Los resultados pueden llegar a ser realmente sorprendentes. Recomiendo a todos los interesados en este método, que visiten la página oficial de ABR en Argentina. Desde la misma se puede solicitar un impresionante dvd, gratuito, y muy ilustrativo con varios casos de personas con lesión neurológica, donde quedan bien claros sus avances a lo largo de dos años de tratamiento.
ABR REHABILITACIÓN BIO-MECÁNICA AVANZADA
En esta página se asegura la eficacia de ABR en “un extenso rango de niños y personas con daños cerebrales y anormalidades cerebrales, como parálisis cerebral, microcefalia, flacidez, retraso en el desarrollo, convulsiones, accidente cerebral bascular, daño por vacunación, dispraxia, escoliosis, daño a la cabeza, Síndrome de Down, Síndrome de Angelman, Síndrome de West, Síndrome de Rett y muchos otros.”
ABR ADVANCED BIO-MECHANICAL REHABILITATION
Nota: gracias a mi amiga Carmen, disponemos de más información sobre ABR que añado a continuación.
Está previsto un curso en Madrid en mayo, los interesados pueden ponerse en contacto con:
[email protected]
www.abr-denmark.com/
La pag web de ABR Dinamarca es especialmente interesante, tal y como era de esperar la ABR también es aplicable a casos “leves”, ver el apartado “milder disorders”, y obtener resultados con un tiempo de aplicación mucho menor del necesario en un caso de parálisis cerebral.

QUÉ HACER POR SU NIÑO CON LESIÓN CEREBRAL O …

Rosina Uriarte

Éste es el título de uno de los libros más apasionantes que he leído. Escrito por Glenn Doman, describe todo el periplo de su vida profesional y cómo él, junto a otros profesionales colegas, llegaron a descubrimientos vitales en el tratamiento de los niños paralíticos cerebrales y con otros problemas de desarrollo.

Es un libro de carácter científico y didáctico, pero escrito con pasión. De la misma forma que ha vivido su vida y realiza aún hoy su trabajo.

Glenn Doman fue pionero en el tratamiento del cerebro lesionado y fundó Los Institutos para el Logro del Potencial Humano, en Philadelphia. Aquí han sido tratados más de 15 mil niños de 135 países del mundo durante más de 50 años.

Gracias a la labor de los Institutos, comenzó a tratarse de forma revolucionaria a los niños con lesión cerebral, niños que hasta entonces se les consideraba débiles mentales sin solución. En contra de las teorías tradicionales, Doman y su equipo comenzaron a estimular al cerebro en lugar de masajear y estimular al cuerpo. Emplean a los padres como elemento primordial en el tratamiento y logran resultados impensables y que resultan difíciles de creer aún hoy…

Para más información puedes leer el libro o entrar en la página de los Institutos para el Logro del Potencial Humano
“Qué hacer por su niño con lesión cerebral o con daño cerebral, retraso mental, etc.”
Glenn Doman
Ed. Diana

VEGAKIDS Instituto de Desarrollo Infantil y Centro Bérard de Reeducación Auditiva

En esta ocasión quiero dedicar una entrada a Vegakids, o lo que es lo mismo: a Víctor Estalayo y a Charo Vega.

Me gustaría tener el don de la palabra para describir su labor de forma precisa, siendo objetiva y profesional, y a la vez con cariño y todo el agradecimiento y entrega de la que soy capaz… Tal como lo hacen todo ellos, como buenos profesionales y cercanos amigos.
Porque esta es la opinión que tenemos todos los que hemos tenido la suerte de contar con su ayuda… Ellos conocen bien el dolor de los padres de niños con dificultades y tratan a nuestros hijos como si fueran propios. Por ello saben infundir confianza y hacer que te sientas “como en casa”.

En Vegakids son expertos en métodos de estimulación infantil y forman y asesoran a padres y profesionales de la educación. También aplican programas de atención a niños de cualquier edad con problemas neurológicos o dificultades escolares.

Víctor y Charo se formaron en el método de estimulación Doman con el propio creador del mismo en Filadelfia (Instituto para el Desarrollo del Potencial Humano). Este método está enfocado a fomentar el desarrollo de la inteligencia del niño desde su nacimiento. Se trabaja con niños sanos y también con niños con problemas de todo tipo, incluidos los paralíticos cerebrales. Es un método mundialmente conocido y aplicado, con sorprendentes resultados desde hace 40 años. (En la fotografía vemos a Víctor y a Charo con su hijo menor y Glenn Doman) .

Además de ser discípulos directos de Doman, lo son también del doctor Guy Berard. Este médico cirujano y especialista en otorrinolaringología descubrió que existe un paralelismo casi constante entre la calidad de la percepción auditiva y nuestra forma de ser, de actuar y de reaccionar.
Creó un tratamiento de reeducación auditiva por el cual se corrigen anomalías en la audición que pueden llevar a problemas muy variados, desde depresión o déficit de atención hasta hiperactividad o autismo.
(En esta segunda fotografía están con Guy Berard).

En la actualidad hay cientos de centros de reeducación auditiva en el mundo, pero es Víctor Estalayo el único autorizado por Berard para la formación de otros reeducadores en España. También ha sido Víctor el encargado de la traducción del libro de Berard al castellano (“Reeducación auditiva para el éxito escolar y el bienestar emocional”).

Vegakids organiza cursos y proporciona material para la estimulación temprana. Cuentan además con publicaciones de gran interés como son: “Inteligencia Auditiva. Técnicas de estimulación prenatal, infantil y permanente” (Biblioteca Nueva, Madrid 2005), “Leer bien, al alcance de todos” (Biblioteca Nueva, Madrid 2003) y “El método de los Bits de Inteligencia” (Edelvives, Madrid 2001).

Sé que con esta descripción me quedo corta al intentar reflejar la labor de estos dos profesionales. Espero dedicar otras entradas a la inteligencia auditiva y a la reeducación auditiva, temas apasionantes y de los cuales me gustaría informar desde éste, mi espacio cibernético.
De momento me quedo aquí, en este agradecimiento a Víctor y a Charo por haber colaborado en dar esperanza y felicidad a tantas y tantas familias. ¡GRACIAS!

Rosina Uriarte Álvarez

Para obtener información podéis visitar su página web: VEGAKIDS