¡FUERA LAS ETIQUETAS! QUE LAS SIGLAS QUE ACOMPAÑEN A NUESTROS HIJOS SEAN “NIÑO”, “JOVEN” Y “FELIZ”

Cada día más y más niños están recibiendo un diagnóstico que en la mayoría de los casos, le acompañará toda la vida.
Porque quienes ponen los diagnósticos a nuestros hijos nos advierten de que estos “nombres” hacen referencia a trastornos “crónicos”.
Muchas veces ocurre que un niño obtiene varios diagnósticos. Que los diagnósticos se solapan y comparten síntomas. Ocurre también que dependiendo del profesional que evalúa al niño, éste puede salir de la consulta con unas siglas u otras (TDA-H, TEA, TGD, TEL …). Los diagnósticos no excluyen síntomas de otros diagnósticos y se aplica el mismo a niños muy diferentes unos de otros.
El diagnóstico al fin y al cabo no tiene tanta relevancia. Porque sólo nos habla del síntoma más evidente en un niño con dificultades.

Por esto debemos darle al diagnóstico sólo la importancia que tiene: de cara a saber cómos solucionar el problema. Lo que ocurre es que muchas veces el diagnóstico nos lleva a la medicación y poco más (especialmente en el caso del TDA-H). No nos lleva a la solución real de lo que nos preocupa.

Las madres y padres conocemos bien a los niños, sabemos por lo que están pasando, independientemente del nombre que le pongan los profesionales. Pero necesitamos conocer bien el problema desde el punto de vista del desarrollo del niño para saber cómo trabajarlo.

Cuando los profesionales nos dicen que los trastornos son crónicos, en realidad lo que quieren decir es que “ellos” NO tienen la solución al trastorno. 
Sin embargo, los profesionales expertos en desarrollo infantil que trabajan con nuestros hijos buscando la solución al problema, no colocan siglas ni ponen nombres. Se centran en conocer bien el trastorno para saber cómo atajarlo en la medida en que sea posible.
La vía del diagnóstico y las etiquetas nos lleva a la “cronicidad” y a la medicación que “tapa” síntomas mientras dura su efecto (sin mencionar los posibles efectos secundarios negativos).

Lo que realmente nos interesa es solucionar los problemas de forma definitiva. Sin nombres. Sin catalogar a nuestros hijos. Viéndoles como los niños y los jóvenes que son, luchando siempre a su lado por lograr su felicidad y la nuestra.

Rosina Uriarte

11 respuestas a «¡FUERA LAS ETIQUETAS! QUE LAS SIGLAS QUE ACOMPAÑEN A NUESTROS HIJOS SEAN “NIÑO”, “JOVEN” Y “FELIZ”»

  1. ¡Cuánta razón tienes, Rosina! Yo que trabajo con niños con dificultades de aprendizaje haciendo una evaluación e intervención neuropsicológicas, me encuentro, muchas veces, que los padres insisten en saber "qué le pasa", o sea, cuál es el diagnóstico, las siglas, el nombre… Mucho, mucho, mucho tiempo de mis consultas lo empleo -¡y bien empleado está!- en explicar a los padres cómo se organiza el cerebro, qué cables se encuentran flojos en la cabeza de su hijo, qué síntomas producen y por qué tiene sentido la estimulación que llevamos a cabo.

    Y, normalmente, a los padres les ayuda mucho a conocer y comprender a sus hijos y a implicarse en su recuperación.

    Un gran abrazo,

    Beatriz G. Luna

  2. Hola soy Berna Blanco M. tengo un método muy eficaz para el tratamiento de los diferentes problemas de la mente y del sistema nervioso, trata de que puedo ver en los movimientos de los dedos y manos del paciente como afecta el sistema nervioso y el uso indebido de éstos afectan cada parte del cerebro originandose los diferentes problemas de integracion sensorial, pero yo los puedo revertir con las terapias que les realizo en la boca y en las manos y aplicando Ergonomia (cambio de malos hábitos en las actividades de la vida diaria) mi correo es [email protected] Gracias.

  3. Hola soy Berna Blanco M. tengo un método muy eficaz para el tratamiento de los diferentes problemas de la mente y del sistema nervioso, trata de que puedo ver en los movimientos de los dedos y manos del paciente como afecta el sistema nervioso y el uso indebido de éstos afectan cada parte del cerebro originandose los diferentes problemas de integracion sensorial, pero yo los puedo revertir con las terapias que les realizo en la boca y en las manos y aplicando Ergonomia (cambio de malos hábitos en las actividades de la vida diaria) mi correo es [email protected] Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *