Los FUNDAMENTOS de un DESARROLLO INFANTIL sin límites. TMPI, una fisioterapia que lo haga posible.

VÍDEO EN MI CANAL DE YOUTUBE

El programa de formación en Neurodesarrollo MIMANDO LAS ESTRELLAS cuenta con aportaciones de expertos en desarrollo infantil. En esta ocasión tenemos el honor de escuchar a Iñaki Pastor, quien está con nosotros en el programa para una sesión titulada “Los fundamentos de un desarrollo infantil sin límites. TMPI, una fisioterapia que lo haga posible.”
Pero antes de nuestra sesión con Iñaki, le tenemos aquí para esta pequeña entrevista en la que nos cuenta en qué consiste TMPI (Terapia Manual Pediátrica Integrativa) y nos habla de la importancia de cuidar el desarrollo de los niños para prevenir y tratar las dificultades cuanto antes.
Iñaki Pastor es pionero en su visión de cómo llevar a cabo este trabajo uniendo la fisioterapia con el neurodesarrollo.
Forma cada año a una gran cantidad de profesionales de la fisioterapia que quieren conocer en profundidad el neurodesarrollo de modo que puedan trabajar con los niños junto a los pediatras, cuidando así de las etapas más tempranas que determinarán todo el desarrollo posterior del niño.
Iñaki Pastor es doctor en fisioterapia y experto en pediatría y desarrollo. Profesor internacional de fisioterapia pediátrica con el concepto TMPI y directo del espacio ITI Fisioterapia en Zaragoza.
TMPI-PIMT: https://tmpi-pimt.com/
ITI Instituto de Terapias Integrativas: https://institutodeterapiasintegrativ…
Iñaki también es autor de los libros “Ayúdale a despegar”, “Cómetelo a besos” y “El desafío de crecer” junto a sus coautoras Jara Acín, Lucila To y Gloria González. Libros que podréis adquirir en la librería especializada en crianza y desarrollo infantil De Cero a Diez: https://deceroadiez.es/

Formación en ESTIMULACIÓN TEMPRANA con REGALO para ti

Hoy empezamos la formación en Estimulación Temprana “Esos Preciosos Primeros Años”:

TODA LA INFORMACIÓN AQUÍ

Una formación que te dará los conocimientos que necesitas para conocer cómo se produce el desarrollo de los niños y cómo aprovechar los años de mayor plasticidad cerebral para ayudarles a alcanzar todo su potencial.
Aprenderás sencillas técnicas de Estimulación Temprana que harán que disfrutes junto a los niños pequeños viéndoles disfrutar a ellos mientras sabes que estás reforzando su desarrollo pleno.
Además… ¡por inscribirte te llevarás un regalo!
Una recopilación de divertidas citas y anécdotas de los niños con los que he trabajado a lo largo de los años. ¡No te dejarán indiferente!


¿Diestra o zurdo? Influencia de la LATERALIDAD en el APRENDIZAJE ESCOLAR.

VÍDEO

Hablamos de LATERALIDAD INFANTIL con Elena Martín.
Elena es una de las profesionales expertas que participa en el programa de formación en NEURODESARROLLO “MIMANDO LAS ESTRELLAS”. Es optometrista especializada en lateralidad infantil. Lleva su propio centro en Vitoria-Gasteiz IKUSILATERALIDAD: ikusilateralidad.com
MIMANDO LAS ESTRELLAS es un programa online de formación en neurodesarrollo. Si buscas marcar una diferencia, un antes y un después en la vida de niños con dificultades de conducta y de aprendizaje, no lo dudes: MIMANDO LAS ESTRELLAS es tu programa. En tan sólo cinco semanas podrás implementar técnicas de neurodesarrollo y estimulación cerebral en tu trabajo con los niños. Y durante todo un año disfrutarás de una completa formación teórica y práctica, asesoramiento y acompañamiento constantes, la entrada gratuita a mis cursos online y… de sesiones en directo con profesionales expertos nacionales e internacionales.
Infórmate en: rosinauriarte.com

Qué nos dicen los NIÑOS FERALES de la PLASTICIDAD CEREBRAL

 

La plasticidad cerebral es la capacidad que tiene cerebro, especialmente el cerebro joven en el niño pequeño, de moldearse para adaptarse a cualquier circunstancia que se encuentre. Crea herramientas neurológicas en esos primeros años para que podamos funcionar después el resto de nuestra vida. Por esto son tan importantes las etapas tempranas en el desarrollo.

La naturaleza es inteligente y ha hecho que nuestro cerebro esté preparado para amoldarse y para crear esas conexiones, esos circuitos neuronales, esas herramientas neurológicas, muy tempranamente. No espera que el niño tenga 12 años para crear patrones de funcionamiento. Sino que, desde el mismo comienzo, el cerebro está abierto a toda la estimulación que recibe del entorno y creará maneras de funcionar para lo que el niño esté viviendo en cada momento.

Sabemos que la estimulación que recibe el niño del ambiente tiene un gran peso en su desarrollo cerebral, incluso más que la propia genética. Esto lo sabemos por muchos estudios realizados, pero también gracias a los niños ferales.

No está permitido hacer experimentación con los niños de modo que les aislemos de estímulos para ver qué pasa. La naturaleza a lo largo de la historia, sin embargo, ha hecho sus propios experimentos en los niños ferales. Niños del “experimento prohibido”, niños que se criaron sin estimulación humana, sin la estimulación que consideramos más básica y necesaria para que una persona se convierta en un ser humano pleno.

Estos niños se criaron con animales en el bosque o la selva, o incluso dentro del propio hogar (donde fueron alimentados mínimamente para mantenerse con vida, pero no recibieron los estímulos suficientes por parte de sus cuidadores). Gracias a estas terribles experiencias hemos podido comprobar los resultados de la falta de estimulación en el cerebro humano en esos primeros momentos de la vida.

Hay casos muy conocidos, algunos bastante recientes y bien documentados.

Varios fueron niños criados por lobos, cabras o perros… Todos ellos se comportaban como los animales que los habían cuidado y con los que habían convivido. Dándonos así muestras de lo increíble que resulta la plasticidad del cerebro humano joven. Esto es solamente posible en el cerebro del ser humano, pues el de un animal no tiene esta capacidad. Un perro, por ejemplo, por mucho que conviva con personas, nunca podrá comportarse como ellas. Sin embargo, un niño sí es capaz de adaptarse perfectamente a las circunstancias en las que vive, aunque se alejen bastante de lo que consideramos “humanas”.

Como decíamos, otros casos se han dado dentro del entorno de las personas y no de los animales. En los años 70 supimos del más conocido de todos: Genie. Genie era una niña que fue encerrada en una habitación oscura por su padre. Se pasaba las horas sentada y atada a un orinal. Genie se crió prácticamente sin ninguna estimulación durante los 13 años que tardó en ser descubierta. Apenas podía caminar y no hablaba.

Genie fue un caso muy seguido y al cual se dedicó mucho esfuerzo (quizá no de la manera más adecuada para ella), sin embargo, no lograron que Genie utilizase adecuadamente el lenguaje ni otras muchas cuestiones como relacionarse o adaptarse a las normas sociales como lo harían la mayoría de las personas. Se consiguió que aprendiese palabras sueltas que correspondían a los objetos que ella conocía, pero nunca lograron que realizase frases o que llegase a poder mantener una conversación.

Lo que nos muestran los casos como Genie y otros como el del niño del bosque de Aveyron, Daniel el niño cabra, Oxana Malaya criada con perros… es que hay un momento para determinados aprendizajes en la vida. Momentos clave o períodos sensibles para adquirir determinadas funciones, habilidades o destrezas y que llamamos “ventanas de oportunidad”. Son momentos en los cuales el cerebro está abierto para esos aprendizajes concretos y puede crear conexiones y circuitos neuronales para los mismos.

Hay un momento para aprender a caminar, un momento para aprender a hablar… para muchas otras cosas como adquirir nociones espaciales, por ejemplo.

Necesitamos de la estimulación adecuada para poder adquirir esas destrezas y esta estimulación debe darse en el momento adecuado. No vale cualquier momento.

Se ha comprobado que estos niños ferales tenían más probabilidades de poder llegar a caminar erectos o de hablar si se les descubría siendo aún muy jóvenes. A cierta edad se hacía más difícil. Cuanto más se alejaban estos niños de la edad en la que los niños normalmente aprenden a caminar y a hablar, más difícil era que lo lograsen.

Lo curioso es que todos nacemos con áreas cerebrales específicamente destinadas a la función del lenguaje, por ejemplo. Sin embargo, si un niño no recibe los estímulos adecuados mientras está creciendo y desarrollándose en esos momentos del periodo sensible para el lenguaje, no lo desarrollará a pesar de contar con estas áreas cerebrales.  

Es importantísimo que cuidemos del desarrollo de nuestros niños desde la misma concepción. Ofreciéndoles un entorno rico en estímulos adecuados, entre ellos el amor y los cuidados que todos merecen y tanto necesitan para crecer como seres humanos equilibrados y con una buena autoestima. Sintiéndose felices y capaces. No hay nada que nos fortalezca tanto como personas que sentirnos capaces. Y ahora sabemos que nuestras capacidades dependen en gran medida del desarrollo alcanzado a muy tempranas edades.

Rosina Uriarte

El DESARROLLO de TUS HIJOS

VÍDEO

El pasado 18 de octubre hablamos del desarrollo infantil a través de la página de FB de la asociación Laztana. Todo lo que debes saber sobre el desarrollo de tus hijos, ¡no te lo pierdas! La Asociación LAZTANA para el Desarrollo y la Estimulación Infantil una asociación sin ánimo de lucro, que cuenta con la firme convicción de poder lograr resultados en el tratamiento a nuestros hijos basándonos en terapias naturales. Motivados por esta convicción, hemos logrado acuerdos y colaboraciones con profesionales del campo de las bioterapias y de la organización neurológica, y también con productores y distribuidores de productos para el consumo ecológico. Si quieres recibir más información o formar parte de la asociación y disfrutar de estas ventajas, ponte en contacto con nosotros. https://www.asociacionlaztana.org/

CAMBIA TU MIRADA SOBRE LA INFANCIA

No sigas frustrado porque te faltan herramientas con las que trabajar con los niños. No tengas miedo a no saber ofrecerles lo que necesitan. Acércate al mundo del neurodesarrollo y cambiarás tu mirada sobre la infancia. Comprenderás lo sencillo, lógico y natural que resulta acompañar a un niño en su desarrollo. Y lo beneficioso que puede resultar para los dos.
Haz click en el enlace para descubrirlo:

El DESARROLLO INFANTIL se produce en un ORDEN y una secuencia

VÍDEO

Es necesario que las áreas inferiores y más primitivas del cerebro maduren adecuadamente para que después puedan hacerlo las áreas más sofisticadas.

Englobamos todas las áreas cerebrales en tres grandes boques (según su proceso de maduración y funciones): supervivencia, emocional y cognitivo.

El desarrollo en el niño debe ser pleno y completarse para que las tres áreas cerebrales maduren correctamente y la información pueda fluir por todas ellas sin obstáculos de ningún tipo.

El proceso de activación y maduración de estas tres áreas coincide con el proceso de maduración del desarrollo infantil, éste se produce siempre en el mismo orden:

1º físicamente

2º emocional y socialmente

3º intelectualmente

Cada etapa del desarrollo surge gracias a lo logrado en la etapa anterior y por lo tanto, depende directamente de ésta. Y a su vez, cada etapa determinará que el niño/a alcance fácil y plenamente la siguiente. Existe un orden y una secuencia en el desarrollo que resultan de vital importancia para el mismo.

Para reparar fallos en etapas anteriores del desarrollo (que se manifiestan con síntomas actuales causados por estos fallos antiguos) tenemos que volver atrás en el desarrollo.

De esto se ocupa el NEURODESARROLLO.

Si quieres conocer más sobre ello, haz click aquí:

 

ENCUESTA

Hola! Tengo un nuevo proyecto de ayuda para quienes trabajan con niños que tienen dificultades en su desarrollo.
Quisiera saber si el programa cumple con las necesidades de las personas a quienes les podría interesar y para ello he creado una pequeña encuesta.
Si trabajas con niños, envíamela rellena y recibirás a cambio un regalo.
¡Gracias!

¿Niños tercos, maniáticos, tímidos, malos…? Descubre LA VERDAD.

VÍDEO

¿Son tercos, cabezones o tienen manías? ¿Son muy tímidos o movidos? ¿Malos o demasiado buenos?
Estas cosas oímos y decimos de los niños sin tener en cuenta que siempre existe una razón para su comportamiento.
Si nos pusiéramos en su lugar en vez de darles estos “nombres”, comprenderíamos que muchas veces actúan dando respuesta a cómo perciben el mundo y a cómo se sienten dentro del mismo y dentro de sí mismos.
¿Te habías planteado cómo se siente tu hijo, tu hija o tus alumnos? ¿Te habías planteado cómo siente?
Mira este vídeo y lo entenderás.

También te dejo un artículo por si te apetece conocer mejor el tema:
“CÓMO CONVIVIR CON LA DISTORSIÓN”

¿Le HABLAS solamente AL CÓRTEX de tus niños? Debes aprender OTRO LENGUAJE.

¿LE HABLAS SOLAMENTE AL CÓRTEX DE TUS
NIÑOS?
DEBES APRENDER OTRO LENGUAJE.
El córtex es la parte de nuestro cerebro que piensa. Es la parte que entiende el lenguaje y es la que utilizan principalmente nuestros niños para aprender en la escuela. También la necesitan para regular sus emociones y su conducta, controlar su cuerpo y la necesidad de moverse, y para poder prestar atención.


El córtex madura tardíamente. Por esto, en los primeros años de vida no está plenamente activo y
los niños funcionan con áreas más básicas de su cerebro, con pleno protagonismo de las emociones y las funciones y necesidades del cuerpo y de la supervivencia.

La capacidad de razonamiento, la planificación, el medir las consecuencias de sus actos o el control del comportamiento entre otras funciones, no se han desarrollado aún.

El lenguaje, tanto hablado como escrito, también pertenece a estas áreas más sofisticadas de nuestro cerebro que forman el córtex. Pero, a pesar de que un niño o niña pueda comenzar a entender y utilizar el lenguaje hablado a temprana edad, éste no será su vía de comunicación predominante aún puesto que su córtex no está bien conectado como lo están áreas inferiores de su cerebro.

Ten esto en cuenta que cuando te dirijas a los niños con palabras, con ejercicios de lectura, escritura, matemáticas o fichas para entrenar su atención. Piensa que, de esta forma estarás dirigiéndote a su córtex cerebral. A la parte su cerebro que puede no haber madurado aún lo suficiente para que obtengas de ellos los resultados esperados.

Si decides jugar con tu peque con puzles, colores o formas geométricas, considera que es su córtex también lo que estás entrenado. ¡Y es bueno hacerlo! Sin embargo, demasiadas veces creemos que con este trabajo lograremos una maduración en el desarrollo de nuestros hijos y alumnos… ¿Y no es así?

Bueno, sí porque le estamos enseñando y entrenando para tener esos conocimientos, también estamos trabajando su visión, su psicomotricidad fina y otras cosas más… PERO…

… Cuando un niño muestra dificultades en su comportamiento o su aprendizaje, cuando no habla como sería de esperar para su edad, no aprende a leer o escribir como los demás, no comprende las matemáticas, o tiene problemas para relacionarse y controlar su conducta… la raíz o causa de estas dificultades no estarán en esas áreas cerebrales a las que te diriges intentando solucionar los síntomas que ves. Estos síntomas sí salen del córtex (no habla, no lee o escribe, no se relaciona o se comporta como desearíamos…), pero los problemas reales, no los síntomas, sino las causas de éstos, son mucho más profundas. Están en áreas cerebrales más primitivas, esas a las que no puedes llegar realizando un
trabajo cognitivo o conductual.

Recuerda que si el córtex no está haciendo bien su labor es porque no ha madurado lo suficiente. Y no puede madurar hasta que no lo hayan hecho áreas más primarias que están debajo y lo sostienen. Éstas tienen que estar bien activas y conectadas para a su vez conectar y activar el córtex.

La cuestión es que los fallos en el desarrollo de los niños, esas dificultades que ves y que más te preocupan, suelen estar ahí: en esas áreas inferiores (“inferiores” porque están debajo, no porque sean menos importantes, ¡ojo!).

Y estas áreas cerebrales que se ocupan de sobrevivir, de hacer que el control del cuerpo se vuelva fácil y automático, que logran que nos sintamos cómodos y confiados emocionalmente dentro de nosotros mismos y dentro del mundo que nos rodea, NO entienden el lenguaje, no entienden las matemáticas, tampoco pueden aplicar razonamientos que llevan al control de la conducta… A ellas no llegamos
hablando con nuestros niños, ni tampoco jugando con los colores, o enseñándoles a leer…

Estás áreas de nuestro cerebro, dónde debemos actuar cuando el desarrollo y el aprendizaje no se estén produciendo como deseamos, sólo entienden un tipo de “lenguaje”. Y este es el que debemos utilizar para llegar a ellas: el lenguaje de los sentidos.

¿Qué significa esto?

Que hemos de dirigirnos a estas áreas más primitivas a través de los sentidos, a través del cuerpo. Ofreciendo un trabajo sensorial, con el tacto y la propiocepción (tacto profundo), con el movimiento y el ritmo, la audición y la visión, incluso el olfato y el gusto también.

Sólo el trabajo con el cuerpo, con los sentidos, llevará a una madurez cognitiva real. A una buena maduración del córtex. Es la forma que tenemos de poder incidir de verdad en el desarrollo del niño y ver los resultados positivos. Los veremos en todas las áreas: en su comportamiento, en lo emocional, en lo social y, por último, en su aprendizaje.

Igual que una casa no se empieza a construir por el tejado, sino por los cimientos, lo mismo ocurre con el cerebro humano: que crece de abajo hacia arriba. Y como pasa en la casa que, si no fuera estable o sufriera grietas, habríamos de bajar a restaurar los cimientos y no quedarnos a cambiar las tejas del tejado… con el cerebro pasa también que debemos bajar a áreas de base que sostienen las áreas
donde vemos los fallos (el córtex) porque ahora sabemos que las raíces de esas dificultades son más profundas.

Trabaja con tus niños utilizando su cuerpo y no solo con su mente, verás resultados definitivos, para toda la vida.

Y si necesitas saber cómo hacerlo, infórmate sobre el neurodesarrollo.

Tanto si eres padre, madre o profesional de la educación o cuidado infantil, puedo ofrecerte asesoramiento y formación. Acompañándote en este fascinante camino de ayuda a nuestros niños.

Rosina Uriarte