LAS DIEZ COSAS QUE MÁS ODIO

Una muy buena amiga me ha metido en un apuro y compromiso pidiéndome que participe en un “meme” (cadena) de los que circulan en el mundo de los blogs. No soy dada a este tipo de cosas pues mi blog trata de un tema bastante específico aunque infinitamente amplio y complejo…
Pero dado que el asunto del meme me da juego para plasmar mi sentir como madre, y dado que es una de mis intenciones la de llegar a otras madres o padres que puedan o hayan podido sentirse como yo alguna vez por problemas similares, voy a seguir la cadena y enumerar las 10 cosas que más odio…
La palabra “odiar” es muy fuerte, pero reflexiono un momento y veo que cuando algo te hace daño y se repite muchas veces… y si además te afecta a través de tu hijo… entonces siento que la palabra “odio” no queda tan lejos de la realidad… Pero prefiero cambiar la palabra “odiar” por “detestar”, creo que se ajusta más a lo que voy a decir.
Antes que nada debo hacer una aclaración: si hablo de personas me refiero más al papel que representan para mí en una situación y momentos dados, no a la persona en sí… no guardo rencor a nadie en concreto, no se trata de un tema personal.
Ahora sí… aquí van mis “odios”:
1. Detesto que juzguen a un niño por su comportamiento o rarezas… “Mira a tu hijo, ¡parece que estuviera loco!”; “Es perverso, de verdad”; “Ese niño, cuanto más lejos mejor”… En realidad ESTE NIÑO TIENE PROBLEMAS Y POR ESO NO PUEDE COMPORTARSE COMO LOS DEMÁS.

2. Detesto que nos juzguen y nos critiquen a las madres constantemente y desde todos los ámbitos… “Es que la madre es una blanda”; “La madre es una sargento, no le da suficiente cariño”; “Le da todos los caprichos, lo tiene malcriado”… En realidad LAS MADRES LO HACEMOS LO MEJOR QUE SABEMOS Y PODEMOS, SÓLO QUE A ALGUNAS NOS RESULTA MÁS DIFÍCIL… Aceptaremos críticas y consejos de quienes hayan pasado por lo mismo y sepan de lo que estamos hablando.
3. Detesto el consejo de siempre: “Dale tiempo, cada niño tiene su ritmo, ya madurará”. En realidad ES EL PEOR CONSEJO QUE SE PUEDA DAR A UNOS PADRES PREOCUPADOS POR EL DESARROLLO DE SU HIJO… Por supuesto que todos los niños tienen su ritmo y todos maduran, lo que hace falta es que lo hagan a un ritmo considerado normal y no vayan quedándose atrás… Porque para cuando nos queremos dar cuenta de que el problema es real y ya no podemos darle más tiempo para que madure, ese tiempo lo hemos perdido ya… Ya es tarde para muchas cosas… Quien te da este consejo SIMPLEMENTE NO PUEDE O NO QUIERE AYUDARTE…

4. Detesto el otro consejo de siempre: “Eso con una buena torta se arregla”. Cada vez que oigo estas palabras no puedo evitar recordar con vergüenza todas las veces que he perdido los nervios y he pegado a mi hijo… LOS PADRES DE NIÑOS CON PROBLEMAS DE CONDUCTA LO HEMOS PROBADO TODO, INCLUÍDAS LAS TORTAS, POR DESGRACIA… cosa que por fortuna para él y para su hijo habrá conseguido evitar quien nos da el consejo…
5. Detesto al pediatra que no sólo no te soluciona los problemas que tienes, sino que encima te humilla: “Tu hijo no necesita un psicólogo, la que lo necesitas eres tú”. Detesto a la profesora que te mira con indulgencia después de que has logrado reunir el valor suficiente para contarle el episodio más dramático y terrorífico de tu vida: “No te preocupes por eso mujer… mis hijas también han tenido ataques muchas veces”… NO SÓLO SE NOS JUZGA Y CRITICA A LAS MADRES, SE NOS HUMILLA DÁNDONOS A ENTENDER QUE SOMOS REMATADAMENTE ESTÚPIDAS…
6. Detesto a las asociaciones que se supone están ahí para ayudarte. Las mismas que contestan siempre con la dichosa frase: “No podemos informar de ninguna terapia que no esté debidamente contrastada”. MENUDA AYUDA LA DE LAS ASOCIACIONES… Son buenas para sentirte acompañada como madre e intercambiar experiencias con otras madres o padres, pero la información que te dan… esa está repetida hasta la saciedad en internet o en cualquier manual.
7. Detesto la guerra de competencias entre los profesionales: “Ni se te ocurra acudir a un optometrista, no es médico”; “El psicólogo de esto no sabe nada…”; El neurólogo, el psicólogo, el logopeda, el fisioterapeuta… cada uno mira lo suyo sin levantar la vista hacia nada que quede fuera de su campo, y son los padres los que tienen que armar el puzzle juntando todas las piezas… Pero el niño es un todo, no un montón de piezas sueltas… LA MULTIDISCIPLINARIDAD ES VITAL PARA TRATAR TODAS LAS MANIFESTACIONES DEL PROBLEMA EN ELNIÑO Y LLEGAR A UNA SOLUCIÓN. El niño es una unidad, no basta con poner un parche aquí y otro allá…
8. Detesto la desinformación y la falta de estudios clínicos fiables. “Es mejor que no leas el prospecto de la medicación de tu hijo, sólo lograrás preocuparte”… ¿Pero, cómo no voy a leer el prospecto? ¿¡Cómo no voy a preocuparme!? De nuevo a los padres se nos trata como ineptos y se intenta ocultarnos información que además es tachada de “alarmista”. La información, cuando es preocupante… alarma… LOS PADRES TENEMOS DERECHO A SABER. Muchos estudios, por diversos motivos e intereses, siguen sin realizarse por lo que tanto las terapias o medicamentos oficialmente aceptados, como las terapias alternativas, quedarán por mucho tiempo aún sin estar “debidamente contrastadas”.
9. Detesto la sentencia que reza: “estamos haciendo todo lo que se puede hacer, no debéis esperar más”. Esto es mentira… SIEMPRE SE PUEDE HACER MÁS… Si estamos trabajando una hora con el niño, podremos trabajar dos, y si trabajamos dos podríamos hacerlo tres… Si no obtenemos resultados satisfactorios con una terapia siempre podemos probar con otra… podemos trabajar desde diferentes frentes al mismo tiempo… siempre hay algo nuevo que podemos probar, y mientras este algo nuevo exista siempre nos quedará la esperanza de “poder hacer más”.
10. Y para terminar, no sólo quiero arremeter contra los profesionales de la sanidad y la educación, los padres también tenemos en ocasiones mucha culpa en el hecho de que nuestros hijos no encuentren toda la ayuda que se merecen… Detesto la comodidad de los padres y sus prejuicios a la hora de invertir en la salud de sus hijos: “Ufff… es que eso de ir hasta Barcelona… es un lío y además es muy caro…” (luego te enteras de que el verano siguiente visitaron PortAventura). ¿SI NO INVERTIMOS TIEMPO, DINERO Y ESFUERZO EN LA SALUD DE NUESTROS HIJOS, EN QUÉ OTRA COSA PODRÍAMOS HACERLO? Es una cuestión de prioridades, pero yo simplemente no comprendo que el establecimiento de este tipo de prioridades en la vida pueda tener un carácter subjetivo.
De esta forma acabo el meme, el cual no he seguido de forma tradicional pues no he puesto links a otros blogs para que continúen la cadena… simplemente me he servido de la ocasión para desahogarme un poco… Gracias a quien me lo envió y a quien lo ha leído hasta el fin. Saludos.
Rosina Uriarte

12 respuestas a «LAS DIEZ COSAS QUE MÁS ODIO»

  1. Pues más claro el agua.
    Una exposición sincera y valiente, algo que no abunda hoy en dia. Que todos tomemos las notas que nos correspondan. Gracias y un saludo.
    Una blogera empedernida.

  2. Soy maestra y lo que más odio es la actitud de esos padres que miran para otro lado y no quieren ver que su hijo tiene problemas y necesita ayuda.
    Tu hijo tiene suerte de tenerte como madre.
    Sigue luchando.

  3. Sé muy bien de lo que hablas… intentas hacerles entender que hay algo que no va bien y que es ahora, que el niño es pequeño, cuando se pueden solucionar las cosas y prevenir problemas en el futuro… y no sólo no te escuchan, sino que encima no les cae bien que se lo digas, pues como dices, no quieren saberlo. A mí tamibién me dan pena los niños de estos padres…
    Gracias por tus ánimos. Tengo muchos defectos como madre, pero quedarme de brazos cruzados esperando que las cosas mejoren por sí solas con el tiempo es algo con lo que no podría vivir.
    Saludos,
    Rosina Uriarte

  4. “Detesto” decirlo… pero coincido contigo!
    Ojalá no tuvieras razón! pero la tienes!
    Gracias por compartir tus ideas con todos!
    Un abrazo!
    Fabi

  5. Rosina, soy maestra y psicóloga y me has hecho reflexionar sobre mi trabajoi y mi relación con los padres … muchas gracias …has logrado que me plantee nuevamente mi forma de mirar a mis niños y a sus padres, de comprenderles un poquito mejor …
    Como madre creo que eres estupenda, como mujer sobresaliente…

    Un abrazo,

    Gema

  6. Hola Gema,
    realmente no sé hasta qué punto merezco tus palabras, pero muchísimas gracias. Estoy muy lejos de ser una mujer o una madre tal como las describes, pero este artículo refleja muchos años de lucha como madre y de experiencia como tal y como maestra también.
    Las madres que hemos pasado por el tortuoso camino de pelear con la institución sanitaria y educativa, nos brotan este tipo de reflexiones casi de forma visceral… Hay muchas cosas más que odio… pero, sin embargo, he de decir que me siento muy afortunada, tanto como madre como profesional. Mucho…, y esto es lo que también quisiera transmitir a todos los que os acerquéis por aquí.
    Gracias por leerme y saludos,
    Rosina

  7. Muy bien Rosina, por fin alguien hizo saber lo que mas se detesta, muchas veces los especialistas me han dicho : "alarmista", "se esta adelantando", "su hijo todavia esta en su etapa de desarrollo", etc, etc, y sabes que impotencia senti cuando despues de un año de insistencia con mi bebe ante los expertos, me derivaron a terapia fisica, lloré y lloré por el tiempo perdido, pero luego me puse las pilas como se dice en Perú y empeze a trabajar con mi nene y decidi seguir investigando, es por eso que llegue a tu blog , ahora mi niño tiene 3 años y nuevamente he recibido ayuda a través de este blog. Gracias por tu apoyo.

  8. Hola Josefina,
    sé que muchas madres como tú se sentirán identificadas con las cosas que digo, lo sé porque todas hemos pasado por algo parecido. Y deja mucha indignación y rabia dentro… Te sientes frustrada y enfurecida con quien no te escuchó, te humilló incluso, y te hizo perder un tiempo precioso…
    Pero lo importante es que lleguemos a darnos cuenta de esto y como dices, nos pongamos las pilas y nos pongamos a trabajar con nuestros hijos, independientemente de lo que opinen los demás.
    De nada nos sirve llorar por lo que pudimos haber hecho y no hiciemos, lo importante es todo lo que tenemos por delante y por hacer. Y te aseguro que cuando lo hagas no te arrepentirás y la frustración y la rabia darán paso a la fuerza y el ánimo para seguir adelante.
    Te deseo muchas satisfacciones en este duro camino. Y mucha suerte y ánimo para lograr vuestros objetivos.
    Saludos,
    Rosina

  9. Hola Rosina, gracias por tu escrito, no lo hubiera podido esplicar mejor. Al leerlo, he dejado de sentirme tan sola. Un abrazo,
    Lola

  10. Hola de nuevo, y la familia ¿qué?, que a veces no entiende tanto esfuerzo por tu parte: "pero si te han dicho que esperes..que no pasa nada" "¿y te vas a ir hasta allí? ¿y te vas a gastar tanto?,..
    La guarde que esperes, el cole que lo que tengo que hacer es "espabilarla" (y eso que presume de ser de integración, donde estas cosas las detectan enseguida..que si no..) y cuando empiezan a darse cuenta (un año después), pues que pasan de hacerle valoraciones (que "viva la atención temprana" ¿no?), que la estimule yo (no se sabe en qué ni como, pero que la estimule) y que le haga mover la lengua mucho (que parece ser que no se la hice mover lo bastante de bebe..)…desesperante, subrealista, estoy harta de PREJUICIOS (soy madre soltera y la premisa de “madre soltera”=”superprotección”=”empanamiento del niño”, debe ser un referente en cualquier sitio, independientemente de lo que presuma ser).
    Al final te buscas la vida: valoraciones psicopedagógicas, ir de un lado para otro para ver qué se puede hacer y qué puede ser lo mejor….y ni unos asumen que se equivocaron ni otros que una madre se dejará la piel en todo lo referente a sus hijos. En fin lucha y desgaste físico, psicológico, emocional…y sobre todo: soledad (bueno de esto último menos cuando leo opiniones como la tuya).
    Gracias de nuevo Rosina
    Lola

  11. Hola Lola,
    es tal como lo describes. Tienes el problema en tu [email protected] y además el mundo entero en contra, juzgando al niñ@ y a nosotras como madres.
    Y frenándote cuando encuentras una pequeña luz y tienes ilusión de moverte y acudir a nuevos profesionales que puedan ayudar.
    Comprendo que el ser madre soltera pueda añadir dificultades por los juicios de la gente, pero si te sirve de consuelo, da lo mismo cómo seamos las madres, casi siempre somos las responsables de las dificultades de nuestros hijos a ojos de los demás.
    Si eres un poco blanda y das aspecto de debilidad, te dicen que mimas a tu hijo y no le pones límites… si eres más dura y con más carácter, te acusan de ser una "sargento" y agobiar al niño… Esto lo he hablado con muchas madres y la mayoría lo han vivido como nostras.
    La conclusión a la que llegas con tiempo es que lo que importa no es lo que piensen los demás y que no debes dejarte influenciar por los consejos bienintencionados que nos dan. Sino que lo importante es el niñ@ y hacer todo lo que creamos importante para ayudarle.
    Es verdad que te sientes muy sola en el camino, pero cuando logras mejoras en tu [email protected], todo merece la pena.
    TE aconsejo que busques ayuda para tu niña en profesionales diferentes a los que hayas podido visitar ya. En este blog encontrarás enlaces a profesionales que trabajan el desarrollo infantil y no sólo los síntomas de que algo pueda no estar funcionando como sería de desear.
    Suerte y mucho ánimo.
    Saludos,
    Rosina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *