LAS NECESIDADES DEL BEBÉ. Agurtzane Ugarriza con Rosina Uriarte.

 
“ENTRE EL QUERER Y EL NECESITAR”
En UNA INFANCIA PARA TODA LA VIDA tenemos de invitada a Agurtzane Ugarriza para hablarnos de las necesidades del bebé.
Agurtzane es masajista terapeuta experta en movimiento y en todo lo relacionado con la maternidad. También está especializada en el desarrollo motriz del bebé.
En este encuentro nos habla de las necesidades que tiene el bebé y de cómo satisfacer sus demandas hará que el bebé esté más tranquilo. Solamente un bebé tranquilo, que se siente seguro y confiado, podrá desarrollarse plenamente y aprender.
Es responsabilidad de sus padres y cuidadores responder a sus demandas. Pero, ¿cómo sabemos lo que realmente necesita el bebé?
Agurtzane nos propones escucharle y observarle de modo que comprendamos cuáles son esas necesidades reales. Y que sustituyamos la palabra “querer” (“el niño no quiere….”, “el niño sólo quiere…”) por la palabra “necesitar” (“el niño necesita…”).
Porque cuando empecemos a ver que el niño realmente necesita lo que nos pide, podremos satisfacerle y las cosas empezarán a funcionar para el niño y para los que le rodean. Satisfagamos las demandas del bebé, son una verdadera herramienta de supervivencia para él.
El bebé es un ser dependiente y es cuando reconocemos y respondemos a esta dependencia que haremos del niño un ser confiado y seguro, y por lo tanto, más independiente.
Las experiencias tempranas vividas por los niños determinarán el tipo de personas que serán de mayores. Por esto es tan importante comprender sus necesidades más tempranas para responder a las mismas.
Si quieres contactar a Agurtzane Ugarriza, puedes hacerlo en:
Telf: 653736733
@agurtzaneugarriza
Puedes ponerte en contacto conmigo (Rosina Uriarte) si buscas asesoramiento, orientación o consejos sobre cualquier tema relacionado con el desarrollo infantil:
Te espero 💗

ASESORÍA ONLINE ESPECIALIZADA EN INFANCIA. Ayuda para tu hijo, para tu hija..

Ayuda para tu hijo, para tu hija.

[email protected]

Tfno.:

Sé cómo te sientes. Yo misma fui una madre muy preocupada por mi hijo.

Conozco la soledad y el miedo de ver pasar los días sin la ayuda que necesitas, deseando ver a tu pequeño avanzar porque de ello dependéis los dos. La felicidad de tu hijo o hija es la tuya propia.

Sus dificultades son las tuyas, pero aumentadas por el miedo y la incertidumbre. Por la frustración de no poder hacer algo más.

Pero quien busca siempre encuentra y para lograr la maduración de nuestros niños hay varios caminos.

Yo encontré el que necesitaba recorrer y desde entonces, hace más de 20 años, estudio el modo de acompañar a otros padres y a sus niños por sus propios caminos hacia un mayor desarrollo que les brinde la felicidad que da el sentirse capaces.

Si me lo permites, quisiera guiarte y acompañarte a ti también.

Ponte en contacto conmigo. Buscaremos un momento para conectarnos y hablaremos de tu niño/a.

Recibirás un programa de ejercicios y consejos para realizar en casa. También datos de profesionales que trabajen el neurodesarrollo en el lugar en el que vives.

No dudes en contactar conmigo si buscas asesoramiento, orientación o consejos sobre cualquier tema relacionado con el desarrollo de tu hijo/a.

Te espero 💗

LO MEJOR QUE PUEDES HACER POR TU HIJO. Estimulación táctil y propioceptiva.

 

SENCILLOS EJERCICIOS DE ESTIMULACIÓN  TÁCTIL Y PROPIOCEPTIVA
 
 
 
EL TACTO Y LA PROPIOCEPCIÓN.
 
 
El propioceptivo es el gran desconocido del mundo de los sentidos. A pesar de ser, con el sentido vestibular, el más importante. El sentido propioceptivo convive e interactúa con los demás sentidos, pero es junto con el sentido táctil y vestibular, que sienta las bases sobre las que funcionan los otros sentidos y se produce todo el desarrollo.
 
Sus sensores se hallan por todo el cuerpo, debajo de la piel en músculos, tendones, articulaciones, etc. Resulta difícil ofrecer un estímulo propioceptivo sin pasar por la piel, por lo que casi siempre, este estímulo va unido al táctil. Pero, para que no quede solamente en tacto, habremos de aplicar el estímulo con presión.
 
También estimulamos nuestro sentido propioceptivo cada vez que realizamos una actividad utilizando nuestra fuerza.
 
Este sentido nos permite conocer nuestro cuerpo y saber cómo utilizarlo de forma eficaz. Por su acción conjunta con el sentido vestibular, nos dice cómo mantener una postura adecuada y cómoda, cómo manejar nuestro cuerpo realizando en cada momento los movimientos correctos. También nos dice qué fuerza habremos de utilizar para conseguir lo que nos proponemos.
 
El sentido propioceptivo nos conecta bien con nuestro cuerpo, con nosotros mismos. Situándonos en el espacio y el tiempo.
 
Estar bien conectados con nuestro cuerpo supone saber quiénes y cómo somos, y dónde estamos. Con esta conexión tendremos la mejor oportunidad de poder conectarnos también con todo lo que nos rodea, controlar mejor el espacio y poder prestar una mejor atención.
 
Contar con fuertes conexiones entre el cerebro y el cuerpo nos permite sentirnos más a gusto dentro de nuestro cuerpo, más seguros, confiados y cómodos. Permitiéndonos también controlar mejor, no sólo nuestro cuerpo, sino también la necesidad de moverlo, la impulsividad e inquietud.
 
Nos da contención al conocer nuestros límites, para defenderlos o abrirlos hacia los demás. Comprendiendo también dónde se hallan los límites en los otros.
 
El sentido propioceptivo incide en la regulación de nuestro comportamiento, nuestras relaciones sociales y nuestra capacidad de prestar atención y, por lo tanto, de aprender. Trabajar este sentido puede suponer el primer gran paso en ayuda del desarrollo de nuestros niños y niñas.
 
Rosina Uriarte
 
Si te ha gustado el vídeo, por favor pásate por mi canal de YouTube y dale al “like” 
Y suscríbete si aun no lo has hecho. ¡Que hay muchos más! ¡Gracias! 💗
 
Si quieres asesoramiento para tu hijo o formarte en neurodesarrollo para conocer mejor este tipo de trabajo con los niños, no dudes en informarte en mi página rosinauriarte.com. Ponte en contacto conmigo y hablamos. Te espero 💗
 

MAMÁ, NO TE PONGAS GUAPA PARA MÍ. NO SI ES NUESTRA PRIMERA VEZ…

Cometemos errores al darle la bienvenida al mundo a nuestros recién nacidos.

¿Cuántas veces ha de dejar de lado el sentido común el ser humano para meter la pata y darse cuenta mucho tiempo después?

Aquí me veis… Arreglándome para salir hacia el hospital a tener a mi primer hijo. Hace ya casi 26 años.
La ilusión no me cabía en el cuerpo, como tampoco cabía ya mi bebé. Así que no lo dudé, me vestí y me puse ese oloroso perfume que me resultaba bastante insoportable desde que estaba embarazada, pero que me resistía a tirar porque era “el” perfume que yo usaba…
No se me ocurrió pensar que la naturaleza estaba intentando protegerme de respirar algo potencialmente nocivo para mí y sobre todo, para mi hijo. Tampoco se me ocurrió pensar que él necesitaría de mi olor natural para reconocerme como su madre, como “su mundo”, su hogar… el único que conocía.
Y lo conocía muy bien por el sabor del líquido amniótico que luego reconocería como un olor familiar una vez fuera del útero. Ese olor, junto al calor y la voz de mamá, sería su gran bienvenida a este mundo.
El olfato es un sentido muy importante y determinante en muchas situaciones para mí. No pensé que lo sería también para mi pequeño.
La lógica y el sentido común me fallaron. La naturaleza, como siempre hace, me habló… Pero yo no escuché.

¡Pena darse cuenta tantos años después!

Rosina Uriarte

Cometemos errores al darle la bienvenida al mundo a nuestros recién nacidos. No los cometas tú, tienes asesoramiento y formación aquí: