ESTIMULACIÓN TEMPRANA en “Cuidando de Ti”, EL PORTALUCO de Onda Cantabria FM

Escucha el podcast en este enlace:
Detalles
Categoría: Salud/Dependencia/Solidaridad
Escrito por Rosina Uriarte

1. ¿En qué consiste la estimulación temprana?
La estimulación temprana es un conjunto de actividades, juegos y ejercicios físicos que llevamos a cabo con la intención de aprovechar cada momento del desarrollo del niño intentando sacar de él todas sus potenciales habilidades y capacidades. Es aprovechar el momento en el que el cerebro está en pleno desarrollo y la capacidad de aprendizaje del niño no tiene límites. Es ayudar al cerebro del pequeño a desarrollarse plenamente para que el niño tenga herramientas físicas e intelectuales que le sirvan para toda su vida. Es también acercar al niño a diferentes cosas de las que tiene normalmente en su hogar, creando así en él un amplio abanico de intereses de los cuales pueda disfrutar en el futuro.
2. ¿Cuáles son sus principales objetivos?
Nuestro principal objetivo es lograr en el niño nuevas conexiones neuronales gracias a nuevos estímulos, que repetidos un número suficiente de veces hagan que estas conexiones se conviertan en circuitos neuronales, auténticas “herramientas” que necesitamos para funcionar en todos los ámbitos de la vida.
No tenemos como objetivo solucionar ni paliar ningún tipo de dificultad concreta en un niño, por lo tanto no se trata de una terapia. Tampoco buscamos “enseñar” al niño ninguna disciplina, ciencia o habilidad, o “entrenar” al niño en ninguna destreza.
Junto a la creación de nuevas conexiones y circuitos neuronales, pretendemos crear intereses en el niño, ayudándole a desarrollar y mantener la curiosidad natural que caracteriza a los niños pequeños. Por este motivo le brindamos estímulos relacionados con muchas áreas del conocimiento y trabajamos el desarrollo del movimiento, el lenguaje, la lectura, un segundo idioma, el arte, las ciencias (los llamados “conocimientos enciclopédicos”), las matemáticas, la música, etc.
3. ¿Cuáles son los métodos utilizados para realizar este proceso?
Llevamos a cabo actividades sencillas y placenteras para el niño y buscamos con ellas ayudar a nuestros hijos y alumnos en su desarrollo global, en todas sus áreas.
Los métodos son muy variados en cuanto a material y forma de realizar la estimulación. Pero ha de seguirse una técnica si queremos adaptarnos plenamente al desarrollo del niño y a su forma de aprender.
En la Estimulación Temprana es muy importante utilizar la mayor cantidad de sentidos posibles, por ello se dice que debe ser “multisensorial”. Realizamos actividades de movimiento y manipulación junto a otras en las que utilizamos material audiovisual.
Lo importante para una Estimulación Temprana efectiva es lograr que las actividades sean atractivas (utilizando el material y el tono de voz adecuado que atraiga la atención de los pequeños), breves y rápidas (así evitamos que se aburra el niño y mantenemos su atención) repetidas y diarias (esto consolida el aprendizaje y las habilidades y crea circuitos y conexiones neuronales sólidas).
4. ¿Qué beneficios tiene la estimulación temprana?
Los niños que han vivido diferentes y variadas experiencias en un ambiente lúdico y sin presión, se sienten más capaces, disfruten de numerosos intereses y tienen mayor facilidad para aprender. Son niños más “completos” y en definitiva, más felices.
Los beneficios son los obtenidos de lograr nuestros objetivos al aplicar la Estimulación Temprana (los cuales han quedado expuestos con anterioridad).
5. ¿Existen riesgos en su aplicación?
Si utilizamos nuestro sentido común, disfrutamos y vemos disfrutar al niño con lo que hacemos, conocemos el desarrollo infantil lo suficiente para no pedirle cosas que él aún no puede o no debe hacer,… no podrán justificarse mitos y errores sobre la Estimulación Temprana como puede ser la “sobreestimulación”.
Sobreestimular a un niño no es aplicar Estimulación Temprana, sino hacer algo totalmente inconveniente y contraproducente, es obligar al niño, forzarle, someterle a estímulos incómodos y estresantes, es cansar a un niño, aburrirle o agobiarle. Si conocemos el desarrollo del niño y sabemos lo que pretendemos con nuestro trabajo cumpliendo los requisitos necesarios, podemos asegurar con toda confianza que la sobreestimulación NO existe. No en la estimulación temprana.
Es muy importante tener presente que no pedimos al niño que realice ninguna actividad para la cual no esté preparado, es absolutamente falsa la idea que puedan tener algunas personas que desconocen la Estimulación Temprana de que forcemos a los niños a pasar por etapas de una forma “temprana” o prematura. El término “temprana” se usa exclusivamente como referencia al momento en el que se aplica esta labor (a la temprana edad de los 0 a los 6 años).
Y por último, nuestro objetivo no podrá ser nunca crear pequeños “genios”. Éste es otro de los mitos a desterrar. Por supuesto que a través de la madurez neurológica que buscamos con la estimulación temprana, buscamos también ayudar a los niños a ser más inteligentes y hábiles en todas las áreas.
La Estimulación Temprana nada tiene que ver con realizar o buscar algo que no sea absolutamente natural y deseable por parte de todos los padres, educadores y el propio niño. Es algo natural y lógico poner los medios posibles para ayudar al niño a desarrollar su potencial al máximo.
Para más información sobre Estimulación Temprana:
http://cbet-brisbane.blogspot.com.es/ (Blog del Centro Bilingüe de Estimulación Temprana Brisbane, en Castro Urdiales, Cantabria)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *