ESTIMULACIÓN TEMPRANA: UN TÉRMINO CONFUSO


Confuso… realmente. Y es que “estimulación temprana” es un término que podemos encontrar haciendo referencia a cualquier cosa que hagamos con un niño menor de 6 años. Pues una cosa ha quedado clara, la única en la que estamos todos de acuerdo, esto es: que la estimulación es “temprana” porque se practica con niños pequeños.
A partir de aquí ya no nos aclaramos mucho pues parece que pudiera definir TODA acitividad realizada con nuestros niños.

Esto, por supuesto, supone abarcar demasiado y es lo que lleva a tantos equívocos, a tantas dudas y a tantas preguntas… “¿Es estimulación temprana lo que necesita mi hijo?”, “Mi hijo ya va a estimulación temprana, con esto es suficiente?”, “¿La estimulación temprana no es para niños con problemas?”, etc…

Intenté explicarlo en un artículo anterior (“Estimulación temprana y estimulación terapéutica”), pero esta vez voy a concretar un poco más.

Para empezar, como es habitual, lo haré por el principio…

La definición de “estimulación temprana” nos dice lo siguiente: “Estimulación Temprana es toda aquella actividad de contacto o juego con un bebe o niño que propicie, fortalezca y desarrolle adecuada y oportunamente sus potenciales humanos.” (mailxmail.com). O, según la wikipedia: “Es el grupo de técnicas educativas especiales empleadas en niños entre el nacimiento y los seis años de vida para corregir trastornos reales o potenciales en su desarrollo, o para estimular capacidades compensadoras.”

Otra vez nos encontramos ante la confusión pues la Estimulación Temprana vuelve a serlo TODO.
Pero no TODO o CUALQUIER COSA es lo que buscan los padres, pues cada uno de ellos tiene obejtivos e intereses diferentes en la estimulación para sus hijos. Los niños también son diferentes, y en las definiciones intuimos niños que tienen necesidades especiales y otros que no.

Esto nos lleva forzosamente a distinguir dos objetivos claros en lo que se refiere a la estimulación que marcarán el carácter de la misma:

– estimular a niños sanos para lograr que desarrollen al máximo su potencial
– estimular a niños con dificultades que necesitan remontar retrasos en su desarrollo o solucionar problemas del mismo

Estos objetivos son muy diferentes. Los programas y las técnicas utilizadas para llevar a cabo la estimulación son también DIFERENTES. Por consiguiente, cualquier estimulación NO es válida o suficiente para determinados casos, sobre todo cuando hay un problema que solucionar o paliar.

Podría parecer que baste con aclarar este punto, pero sigue aún habiendo demasiada confusión dentro de estos dos grandes grupos de la estimulación.

– Tomemos el primero, el de la estimulación dirigida a niños SIN problemas del desarrolloLa “estimulación temprana” propiamente dicha.

Ésta es una estimulación que realizamos padres y educadores. Buscamos un desarrollo adecuado en nuestros hijos y alumnos mediante métodos y técnicas elaboradas por profesionales y que conllevan unas actividades estructuradas que se repiten a diario, son breves y variadas. La repetición es esencial para la creación de nuevos circuitos neuronales y para el aprendizaje. La brevedad y la rapidez en la realización de la actividad son vitales para el mantenimiento de la atención en el niño pequeño, (también influyen en su aprendizaje). Y todo esto lo procuramos hacer de la forma más lúdica posible. La estimulación debe ser multisensorial por lo que se procura utilizar actividades que estimulen las vías visuales, auditivas, táctiles y el movimiento principalmente. Se intentan abrir nuevos intereses en el niño poniéndole en contacto con cosas que habitualmente no están presentes en su entorno y también aprovechamos su gran ansia de aprender y su curiosidad por todo.

Sé que esto vuelve a resultar un concepto muy “amplio”. Es cierto, y en la estimulación temprana cabe todo tipo de actividad que agrade al niño. Pero suele cometerse el error de decir que se hace estimulación temprana cuando simplemente se juega con el niño. Jugar es maravilloso y algo totalmente necesario. El problema es que muchos padres aplican su propio método o acuden con sus hijos a centros donde hacen puzzles, juegan con el ordenador, realizan alguna actividad de motricidad… todo ello sin una estructura y de forma libre… y creen que esto es “estimulación temprana”. Bueno, esto es estimular a un niño, no cabe duda, pero habría que aplicarle otro nombre como el ya mencionado: “jugar”, o quizá también en ocasiones “enseñar”, “aprender”, “experimentar”… Si no hay una repetición mínima y continuada, si las actividades no están estructuradas, hay que llamarlas de otra forma, porque NO es “estimulación temprana”.

– Ahora volvamos al grupo de niños con necesidades especiales… Aquí también tiende a llamarse “estimulación temprana” a lo que no lo es en realidad. Decíamos que la estimulación temprana ayuda al niño a desarrollarse plenamente y por esto es muy beneficiosa para todos los niños sin excepción. Por esto también lo es para niños con dificultades. Sí, la estimulación temprana puede ser muy beneficiosa y necesaria para estos niños y sobre todo como prevención en la aparición de problemas en niños de riesgo. La estimulación temprana puede ser realmente vital y se hace totalmente necesaria en estos casos.

Pero… el término “estimulación temprana” sólo contribuye a agregar más confusión cuando la utilizamos para casos de niños con problemas del desarrollo. No debería utilizarse este término pues hay otros que son mucho más específicos. Por ejemplo: “atención temprana”, que hace referencia a todas las intervenciones que se realizan con niños menores de seis años como respuesta a trastornos en el desarrollo.

Desde las terapias alternativas y la neuropsicología, se utilizan términos como “estimulación cerebral”, “organización neurológica”, etc… Con estos términos no quiero crear más confusión aún. Estos términos hacen todos referencia a una misma cosa: a un programa parecido al de la estimulación temprana, pero diseñado exclusivamente para un niño en función de sus necesidades concretas y aplicado de una forma intensiva. Esto debe realizarlo un profesional tras una exhaustiva evaluación del nivel de desarrollo del niño en todas sus áreas. Es una estimulación estructurada que se realizará de forma repetida y diaria durante un tiempo determinado. Puede llevarse a cabo en un centro por terapeutas, o pueden hacerlo los padres en sus casas y acudir al centro para los controles de evaluación y modificaciones necesarias en el programa.

En este caso no estamos hablando simplemente de “estimulación temprana”, sino de mucho más, y por esto pienso que no debe utilizarse este término. Estamos haciendo referencia a TERAPIAS, a TRATAMIENTOS. Y entre éstos y la estimulación que busca un adecuado desarrollo en el niño sano hay mucha DIFERENCIA.

Conclusión. Desde mi punto de vista, ESTIMULACIÓN TEMPRANA es lo siguiente:

– actividades que estimulan el desarrollo en el niño sano
– actividades que estimulan el desarrollo y previenen problemas del mismo en niños de riesgo

Para los casos en los que existan problemas del desarrollo, debería considerarse seriamente utilizar otro término más relacionado con una terapia o tratamiento, esto NO lo es, en principio, la “estimulación temprana”.

Rosina Uriarte

6 respuestas a «ESTIMULACIÓN TEMPRANA: UN TÉRMINO CONFUSO»

  1. Excelente definicion y explicacion!
    Felicitaciones por el blog, es muy interesante.Combina amenidad con conocimiento y variedad en los temas que abordan
    De nuevo Gracias por este sitio!
    Maria Adriana Di Leo

  2. Gracias a tí, Adriana, por tus palabras.
    Llevo este blog con mucha ilusión y creo mucho en lo que publico. Para mí es una alegría poder compartir esta información y saber que también interesa a otras personas como tú.
    Un abrazo,
    Rosina

  3. Gracias por tu explicacion aqui en peru utilizamos el termino intervención temprana para los casos de riesgo tu crees que tambien podria denomiarse asi porte edtimulacion terapeutica tiene una clara definición?? cual es tu sugerencia
    Me acabo de incribir es una gran oportunidad para intercambiar información y sobre todo actualizarla gracias

  4. Lo siento Mery,
    pero no entiendo tu pregunta.
    Para mí “intervención” temprana indica tratamiento ante problemas. Esto no es el concepto que yo tengo y con el que trabajo de la estimulación temprana (que es un trabajo con niños sin problemas del desarrollo). “Intervención” sugiere una estimulación terapéutica pues está enfocada a solucionar problemas.
    No sé si con esto contesto a tu pregunta.
    Saludos y bienvenida a mi blog.
    Rosina

  5. Felicidades por el Blog, y por el sustento cientifico que tiene, lo acabo de descubrir, tengo una bb de 2 meses. Quisiera saber que libro me recomiendas para estimulacion temprana

  6. Hola Erika,
    hay pocos libros buenos sobre estimulación temprana, al menos son pocos los que se basan en los principios de repetición, rapidez, brevedad y continuidad. Que son, desde el método Doman, los básicos para que la estimulación temprana sea realmente efectiva.
    En este enlace puedes ver la bibliografía que conozco:

    http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/2008/04/bibliografa-de-estimulacin-temprana.html

    Con un bebé pequeño como el tuyo, a mí me gusta el que más este libro: "How smart is your baby?" de Glenn Doman. El problema es que está en inglés y aún no se ha editado en castellano. Es el más nuevo de los libros de Doman y me gusta porque es una guía que te va llevando por la estimulación de tu hijo paso a paso durante el primer año de vida.
    También puedes empezar por cualquiera de los libros básicos:
    "Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé" de Glenn Doman, o "Hijos mejores" del doctor Francisco Kovacs (me gusta mucho éste).
    Ten en cuenta que tanto Doman como Kovacs proponen programas de estimulación "ideales" para madres con mucho tiempo para dedicar a la estimulación. Te lo digo porque son muchas las madres que se frustran al leer estos libros y ver que no llegan a todo. Mi consejo es que utilices el sentido común, tanto en la estimulación de tu hijo igual que en el resto de las situaciones. Los libros te van a hacer comprender el porqué y el cómo de la estimulación temprana. Te van a dar ideas y técnicas, y tú las aplicarás según vayan surgiendo las oportunidades, según tu tiempo y según las ganas que tengáis tu pequeño y tú.
    Recuerda los principios básicos de los que te hablé al principio, ten en cuenta que se deben cumplir y con esto ya tienes lo más importante de la estimulación. Y mientras los cumplas (rapidez y brevedad de cada sesión de estimulación, una repetición mínima de veces y una continuidad en el tiempo, preferiblemente diaria… esto junto a la ilusión y la alegría de "jugar" con tu hijo) sabrás que estás haciendo bien las cosas, le dediques horas o tan sólo minutos al día.
    Tienes más información sobre estimulación temprana en este mismo blog o en este otro donde encontrarás incluso enlaces a material:

    http://cbet-brisbane.blogspot.com/

    Saludos,
    Rosina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *