ENTREVISTA A MELODIE DE JAGER, CREADORA DE MIND MOVES. SEPT 2012 EN BILBAO

Entrevista a Melodie de Jager, creadora de MIND MOVES (sept.2012)

La doctora Melodie de Jager , fundadora del Instituto Mind Moves,  ofreció un curso en Bilbao sobre la importancia de su método en el desarrollo neurológico para el aprendizaje.

Melodie de Jager viene desde Suráfrica para formar a profesionales de diferentes lugares y disciplinas relacionadas con la pedagogía y la terapia infantil.

Mind Moves es un método sencillo que se basa en el desarrollo natural del niño. De la naturaleza obtiene sus técnicas para reparar posibles fallos que puedan producirse en ese desarrollo.

Conociendo cómo se produce el mismo, resulta lógico que vencer las dificultades conlleve repasar cada fase evolutiva paso a paso y dar una «segunda oportunidad» para que el desarrollo se produzca adecuadamente.

Los problemas de conducta y de aprendizaje obedecen normalmente a una causa de fondo que tuvo su origen en la concepción, el embarazo, el parto o el primer año principalmente.

Dada la importancia de este período en la vida, es precisamente  ahí donde deben centrarse los esfuerzos para superar las dificultades que puedan aparecer con posterioridad.

Mind Moves evalúa el nivel de maduración neurológica del niño (o el adulto, pues está indicado a cualquier edad) y reproduce las fases del desarrollo necesarias en cada caso, por medio de sencillos ejercicios de movimiento que afianzan y refuerzan la maduración cerebral requerida para el éxito en funciones diarias y en especial, en el aprendizaje escolar.

Fue un honor contar por primera vez con la presencia de Melodie de Jager en Bilbao. Gracias a ella contamos con más profesionales innovadores que luchan por solucionar los problemas de desarrollo y de aprendizaje de nuestros hijos.

El curso fue organizado por el Instituto Mind  Moves de España (Centro CIMMA de León) y el Gabinete ASO de Bilbao. Más información en estos centros y en la página oficial del método:

http://www.mind-moves.com/

http://www.centrocimma.es/

http://www.gabineteaso.com/

http://www.mindmoves.co.za/

EL COMBATE DE LA PEQUEÑA MALIN. Historia de éxito del método de los Institutos para el Logro del Potencial Humano.

«El combate de la pequeña Malin» parte 1:

«El combate de la pequeña Malin» nos muestra, en un documental grabado a lo largo de tres años, la evolución de una niña con graves lesiones cerebrales tratada con el método de organización neurológica Doman o de los Institutos para el Logro del Potencial Humano.

Este tratamiento requiere grandes esfuerzos por parte de toda la familia, pero supone importantes avances en muchos casos como el de Malin.

Ésta es la historia de cómo una niña y sus padres deciden plantarle cara al destino para cambiarlo. Su éxito es fruto de un trabajo duro, pero sólido y fundamentado en el desarrollo y el funcionamiento cerebrales.

Existen otras historias documentadas en internet y algunos casos muy conocidos como el de Kike, hijo de Bertín Osborne y Fabiola, que también están saliendo adelante con este mismo tratamiento.

La página oficial del método es la siguiente:

Los Institutos para el Logro del Potencial Humano

Para continuar viendo el documental:

«El combate de la pequeña Malin» parte 2

«El combate de la pequeña Malin» parte 3

«El combate de la pequeña Malin» parte 4

«El combate de la pequeña Malin» parte 5

«El combate de la pequeña Malin» parte 6

 

«Esperanza con el método Doman»

«Un diamante en bruto. Una historia de éxito gracias al neurodesarrollo»

CENTRO BILINGÜE DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA BRISBANE EN EL TELEDIARIO DE TVE (o la DESINFORMACIÓN sobre Estimulación Temprana de Televisión Española)

Centro Bilingüe de Estimulación Temprana BRISBANE en el telediario de TVE.
Ayer, 25 de octubre de 2010, se emitió por fin el esperado reportaje que se realizó en nuestro centro por parte de los reporteros de TVE para el Telediario de la 1ª.
Para la grabación del mismo nos acompañaron durante tres horas en las actividades de Estimulación Temprana que realizamos en el centro.
Fue una lástima que no emplearan parte de este tiempo para informarse algo mejor sobre lo que es la Estimulación Temprana y comprobarlo en persona ya que tuvieron la oportunidad de hacerlo.
El resultado del reportaje nos muestra una vez más que los medios de comunicación en los que confiamos para informarnos logran más bien lo contrario, una desinformación que no lleva sino a confundir, aún más si cabe, términos tan amplios y polémicos como es el de «Estimulación Temprana».
«Estimulación» puede ser cualquier cosa que hagamos con los niños, con los adultos, con ratas o cualquier otro ser vivo…, cosas buenas y malas también. «Temprana» lo es porque lo hacemos a una edad temprana.
Pero este término no debe servirnos para todo lo que entre en esta definición que acabo de dar, sino que debe emplearse en el contexto adecuado y para el cual fue creado.
«Estimulación Temprana» son actividades enfocadas a apoyar al niño en su desarrollo, ayudarlo siempre, sin forzar ni exigir nada a cambio por parte del niño. Una condición sine qua non es el disfrute por parte del niño y esto creo que queda claro en la expresión que podemos observar en los alumnos con los que trabajamos a diario.
Son ellos, los pequeños, quienes nos están diciendo constantemente si estamos haciendo bien las cosas o no.
¿Los peligros de sobre-estimular a los niños? Primero, debe quedar claro que no se realizan jamás actividades que puedan “estresar”, poner nervioso al niño, agobiarle, hacerle daño… ¿Que podamos correr el riesgo de darle al niño “demasiados datos”? Esto, si hacemos bien las cosas y el niño disfruta de la actividad, significa que no hay “demasiado” de nada después de todo. Pero, suponiendo que sí fuese “demasiado”… hay varias cosas que podrían ocurrir como resultado de “pasarnos” en la información y las actividades que realizamos con el niño: éste desconectaría y perdería la atención, se levantaría del sitio, “pasaría” de nosotros; o en el caso de que intentáramos forzarle a seguir realizando la actividad, el niño protestaría y acabaría llorando. Huelga decir que cualquier actividad realizada en estas condiciones no sería positiva de ninguna manera.
Pero que quede claro: esto no sería “estimulación temprana”, ¡habría que llamarlo de otro modo!
Por lo tanto, los experimentos con ratas (que perfectamente podría realizarse “Estimulación Temprana” con estos animales apoyándoles en su desarrollo, pero aquí no es el caso) que aparecen en este reportaje, en absoluto tienen nada que ver con la Estimulación Temprana a pesar de que la experta utilice este término (de nuevo debemos tener cuidado con una terminología que se utiliza indiscriminadamente para cualquier situación que entre dentro de su definición literal).
Al finalizar, contamos con unas palabras de Eulalia Torrás de Bea, con la cual estoy totalmente de acuerdo. Porque es cierto que para el niño no hay nada mejor que estar con sus padres. Esto es una obviedad que queda clara para todos. Pero este hecho no descarta los beneficios de la Estimulación Temprana, que en la mayoría de los casos se realiza por parte de los propios padres en casa (de esto no se había informado la periodista de este reportaje, no sabe que quienes realizamos esta actividad en el mundo de la educación somos los menos, que en realidad se trata de un método creado para los padres y que lleva siendo realizado por los mismos desde hace 60 años).
En nuestro centro no tenemos a los niños más de 3 horas, muchos de ellos vienen a la clase de estimulación temprana y se quedan un rato a jugar, no encajamos en la situación de la que habla Eulalia, que se refiere a los niños educados en las guarderías. Las cuales, asegura, no pueden sustituir a los padres. Sobre esto hay varios artículos publicados, uno en este mismo blog:
http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/2010/03/la-guarderia-no-puede-criar.html
Quisiera acabar explicando que muchas de las actividades que se observan en el reportaje están descontextualizadas, o simplemente no son las más adecuadas para definir nuestra actividad, el objetivo de la misma y cómo se lleva a cabo. Obedecen exclusivamente a lo que la periodista consideró “más atractivo” para el público.
El documento comienza y acaba con la advertencia de posibles peligros en la realización de la Estimulación Temprana. Esto no parece demasiado razonable teniendo en cuenta que se trata de un reportaje sobre la Estimulación Temprana. Sin conocer demasiado sobre periodismo, una se pregunta si es lícito y profesional elaborar una información divulgativa comenzando y acabando la misma con un juicio personal, subjetivo y totalmente parcial sin basarse en ninguna prueba real que lo avale.
Aún a pesar del descontento, he de decir que después de todo me quedo con todo lo positivo que puede observarse en este vídeo: los niños lo reflejan en sus rostros. Creo que frente a estas imágenes no hacen falta demasiadas explicaciones y los supuestos “peligros” que tanto preocupan a periodistas desinformados quedan plenamente injustificados.
Rosina Uriarte

VÍDEO: PILOTAJE ESPECTACULAR CON CINCO AÑOS. Enviado por Chicho Lorenzo.

Chicho Lorenzo envía este vídeo de uno de los alumnos de su escuela para pilotos Lorenzo Competición.

El niño que vemos pilotando la moto con gran destreza tiene cinco años recién cumplidos.

Creo que ilustra muy bien la importancia que tiene el hecho de aprovechar los primeros años de vida de nuestros pequeños. Realmente tienen grandísimas capacidades. Un potencial increíble en comparación con nosotros, los adultos. Lo único que debemos hacer para desarrollarlo es brindar al niño las oportunidades adecuadas.

Porque el niño del vídeo no es un niño que haya nacido con un especial don. Sin embargo, casi seguro que si sigue en el mundo de las motos llegue a ser un auténtico campeón.

Para sobresalir en una actividad, es necesario tener ciertas dotes por supuesto, pero la mayoría de las veces se trata de capacidades que tienen todos los niños dentro de un correcto desarrollo. La diferencia estriba en cultivar estas capacidades desde la más tierna infancia. Así, un niño con un sano desarrollo puede llegar a dominar una moto de esta manera cuando otros niños están aprendiendo a montar por primera vez su bicicleta sin rueditas traseras.

¿Se trata de crear genios? Una y mil veces: «NO». ¿Que queremos que nuestros hijos destaquen entre los demás en algo? Tampoco es esto, no.

Es más que probable que en este caso concreto la afición por las motos venga originariamente del padre, y no del niño precisamente. Pero los niños pequeños disfrutan de cualquier actividad con la que disfrutemos nosotros mismos. Y sin llegar a presionarles para que lleguen a destacar, podemos dar a nuestros hijos oportunidades variadas, cuantas más mejor… Siempre en un ambiente lúdico y con ilusión.

El resultado es el que vemos en el vídeo: ¡impresionante! Pero como dice Chicho, sus alumnos son así… la única diferencia entre éste y el resto es que su padre llevaba la cámara encima.

PRUEBA TU ATENCIÓN CON ESTE VÍDEO

Rosina Uriarte

Prestar atención es una capacidad muy necesaria para realizar con éxito el trabajo escolar. También lo es para poder llevar a cabo de forma eficaz muchas de nuestras tareas diarias.

Pero ser capaz de prestar atención simplemente, no es suficiente. Resulta imprescindible que podamos mantener esta atención el tiempo que requiera cada labor. Ésta es la gran dificultad que sufren los niños y adultos con “déficit de atención”. Ellos no pueden sostener su atención en el tiempo.

También es necesaria la habilidad de centrar la atención de forma correcta, de enfocarla de modo práctico y eficiente, acorde con el objetivo que nos proponemos en cada una de las tareas. Las personas “inatentas” pueden mantenerse en una misma actividad durante un tiempo prolongado, pero los resultados no son buenos por fallos en la utilización correcta de la atención.

Una buena capacidad de atención supone un correcto mecanismo de filtro de toda la información que nos llega constantemente a través de nuestros sentidos. De esta forma seremos capaces de inhibir toda la información que no nos interesa en cada momento y centrarnos solamente en los estímulos que consideramos importantes.

¿Quieres comprobar si tu atención es buena?

Prueba con este vídeo que he encontrado en el magnífico blog de Rosa M. García LA VISIÓN Y EL APRENDIZAJE.
Verás a unos chicos pasándose una pelota. Debes contar cuántas veces se pasa la pelota el equipo que lleva camiseta blanca:


¿Has contado 13?

En este caso has acertado.

Pero para saber cómo utilizas tu atención deberás preguntarte si has visto “algo raro” mientras contabas los pases de pelota.

Si vuelves a ver el vídeo lo verás: se trata de un gorila que se pasea entre los chicos.

Si contaste 13 pases de pelota y no viste el gorila, podemos suponer que tu atención es buena. Supiste mantenerla y utilizarla adecuadamente. Y no te dejaste distraer por estímulos irrelevantes para la tarea acometida.

Si contaste 13 y viste el gorila, puedes pensar que es ¡genial! Que no sólo acertaste, sino que estabas “en todo”… Pero esto puede no ser conveniente en otras situaciones más complejas. Quizá tu atención no sea tan buena después de todo.


Si esta prueba te pareció «demasiado fácil», pincha aquí:
http://www.youtube.com/watch?v=zoM8-UCb-Iw&feature=related

«EL NIÑO MEDICADO» Documentos TV

El pasado martes, día 6 de octubre, pudimos ver el programa Documentos TV en la 2, sobre los niños medicados.
Este reportaje me impresionó sobremanera, y no fue porque no conociese con anterioridad la realidad de la medicalización de la infancia.
Esta realidad quedó bien reflejada en este documento televisivo, de forma directa y clara, lo que agradecemos los padres puesto que normalmente se nos presenta una media verdad, más una versión creada para la tranquilidad y convicción a la hora de medicar a nuestros hijos, que un reflejo de la situación real.
Lo verdaderamente impresionante y trágico de este programa fue el hecho de que nos dejara a los padres con el miedo metido en el cuerpo y sin esperanza alguna, con la medicación como única y exclusiva opción.
Claro que, ¿qué otra cosa podríamos esperar? Constantemente se nos recuerda desde todos los organismos y profesionales que no debemos probar, ni informarnos siquiera, todo aquello que no esté debidamente contrastado desde el punto de vista científico. No se nos desaconseja porque sea perjudicial para los niños, no. Sino por el simple hecho de no estar aceptado por la comunidad médica… (el por qué no está aceptado y tarda tanto en aceptarse cuando se trata de métodos que llevan décadas mostrándose beneficiosos, es otra cuestión que nos trae de cabeza…). Esto es algo muy serio, estamos hablando de terapias que podrían ser beneficiosas para nuestros hijos.
Yo quisiera hacer un llamamiento a todos los padres de niños con problemas de aprendizaje o del desarrollo para que se informen sobre estas alternativas.
Quisiera asegurar que sí existe la esperanza. Que hay otras opciones para tratar a nuestros hijos. Alternativas reales y efectivas que cada día más y más padres están aplicando con éxito y cuyos testimonios estamos reuniendo en un espacio en internet:
http://padresconalternativas.blogspot.com/
También quisiera hacer la petición a Documentos TV de que consideren la realización de una segunda parte de este reportaje informando sobre estas posibles opciones frente a la medicación.
Quien esté interesado tiene acceso a artículos, bibliografía e información sobre profesionales y centros en este enlace:
http://alternativasterapias.blogspot.com/

Rosina Uriarte

ARRASTRE Y GATEO: LA IMPORTANTE ETAPA DEL SUELO

En este blog he publicado muchos artículos que hacen referencia a la importancia de la etapa del suelo para el bebé y todo su desarrollo futuro. De lo vital que es que permitamos a nuestros niños tener oportunidades de realizar el volteo, arrastre y gateo y de las consecuencias (en la forma de dificultades de aprendizaje principalmente) que puede haber si limitamos sus necesidades de movimiento y exploración.

ARRASTRE Y GATEO: LA IMPORTANTE ETAPA DEL SUELO. Comprendo que muchas veces resulte difícil «ver» esta importancia, pero con este vídeo creo que queda bastante claro el empeño y la constancia del bebé que se mueve sobre el suelo en lo que puede parecernos un «juego», pero que es en realidad una necesidad vital para su desarrollo cerebral.

Este vídeo lo he tomado del blog de Educadoras de Infantil, al cual agradezco infinitamente por haberme descubierto tan valioso documento gráfico. Sin duda merece la pena verlo:

Esto es lo que dicen los expertos en desarrollo infantil sobre la etapa del suelo con el arrastre y el gateo:

Sally Goddard, en «Reflejos, aprendizaje y comportamiento»: «Gatear y arrastrarse… ambos facilitan tanto la integración de información sensorial, como los sistemas vestibulares, visual y propioceptivo, todos empiezan a trabajar juntos la primera vez. Durante este período de movimiento de desarrollo, el niño adquiere el sentido del equilibrio, el sentido del espacio y el sentido de la profundidad. Es a través de arrastrarse y gatear que las actividades inmaduras de ver, sentir y moverse se sincronizan por primera vez para aportar una imagen más completa del entorno.»

«Las razones por las que un niño no gatea pueden ser de tipo neurológicas, de desarrollo o por el entorno. …Los niños que no han tenido mucha oportunidad de jugar en el suelo durante los primeros 8 mese quizá «se salten» las fases de arrastrarse y gatear, ya que no han tenido suficiente tiempo para desarrollar las habilidades motoras en la posición prona, que precede a la capacidad de gatear.»

«Será el proceso de arrastrarse con las manos y las rodillas lo que acabará de desarrollar las capacidades visuales que el niño ha aprendido hasta el momento, e integrarlas con información de otros sentidos.»

«Arrastrarse es uno de los patrones de movimiento más importantes en el largo proceso de enseñar a los ojos cómo cruzar la línea media. Además de mirar hacia delante, los bebés también aprenden la coordinación ojo-mano gracias a los movimientos de las manos. Algunas veces, los ojos enfocan de una mano a otra, utilizando las manos como si fueran un estímulo móvil. Más tarde esta capacidad será esencial para poder leer sin perder las palabras en la línea media y visualmente seguir la mano que escribe. Es a través de arrastrarse que los sistemas vestibular, propioceptivo y visual se conectan para funcionar juntos por primera vez. Sin esta integración el desarrollo del sentido del equilibrio, la percepción del espacio y la profundidad serán muy pobres.
Las capacidades de enfocar a distancia y la coordinación oculo-manual utilizadas en el acto de arrastrarse son las mismas habilidades que el niño utilizará cuando aprenda a escribir y a leer.
Pavlides observó en 1987 que un gran porcentaje de niños con dificultades de lectura habían omitido las fases de arrastrarse y gateo durante su infancia.»

«Las niñas … a las que se les ponen «vestidos bonitos», a veces andarán como «osos» para evitar poner las rodillas en el vestido que dificulta moverse hacia delante.»

«Rosanne Kermoian y sus colegas llevaron a cabo un estudio en el Reed College en 1988 y vieron que muchas habilidades cognitivas, como la permanencia de un objeto y la percepción del espacio, se aprenden durante el período de arrastrarse y no hasta entonces.»

«Los accesorios modernos para bebés son como regalos del cielo para los padres, pero los carritos, los asientos diseñados para bebés, los caminadores y las sillas para el coche no deberían reemplazar el suelo como el lugar primordial de juego para el bebé. Es el tiempo que se pasa jugando libremente en el suelo el que ayudará al niño a tomar control sobre su cuerpo, y por lo tanto, adquirir confianza. En el suelo hay libertad de movimiento y adquiere experiencia en diferentes tipos de aventuras y exploraciones que el niño no podría adquirir desde los límites de una silla.
Mientras está tumbado sobre su estómago el niño aprenderá a mantener el peso de la cabeza. Unos meses más tarde, aprenderá a girar estando boca abajo hasta quedarse sobre su espalda y eventualmente conseguirá las posiciones de sentado y gateo. Para poder sentarse el niño debe pasar por varios estados de desarrollo motor, conseguir el control de la postura y dominar su equilibrio, cada fase posterior aumenta la madurez del sistema nervioso central.»

«Cada fase requiere práctica para poder adquirir el equilibrio y la coordinación automática. Durante los primeros años de vida, la práctica de habilidades motoras y el juego son prácticamente lo mismo.»

«La mayoría de los padres quieren proteger a sus hijos de los peligros del mundo exterior, pero esta actitud a veces puede impedirles que desarrollen las mismas habilidades que necesitan para sobrevivir. Aprendemos qué es el equilibrio gracias a las caídas y de ahí desarrollamos estrategias para no volver a caer otra vez. Aprendemos a tolerar alturas cuando escalamos y empezamos a sentirnos confiados con nuestras capacidades. Cualquier habilidad motriz que de adulto hacemos bien la hemos adquirido gracias a fracasos iniciales y por el esfuerzo de superar el problema.
Los padres que permiten a sus hijos a descubrir su entorno, dentro de límites seguros por supuesto, permiten que sus hijos crezcan con la oportunidad de aprender a través de la experiencia. La experiencia es el alimento para el desarrollo del cerebro.»

«En su libro «Diagnóstico y tratamiento de problemas del habla y la lectura» (1963). Delacato describió cómo ninguno de los niños a los que había evaluado con dificultades de aprendizaje específicas había pasado por los estados motores de desarrollo de arrastre o gatear.»

«El bebé de ocho meses que rueda hacia delante y hacia atrás en el suelo sin un objetivo concreto, está preparando su equilibrio para sentarse, levantarse y finalmente andar. En lo que a él respecta, cuando se mueve, el mundo se mueve con él y cuando él para, el mundo permanece quieto una vez más. Gatear es por lo tanto un puente importante, capacitándole para combinar el sistema vestibular, el propioceptivo y el visual por primera vez.»

Raymundo Veras (1975): «El arrastrarse no solamente es una fase importante para el desarrollo de la movilidad del niño, sino que también es terriblemente importante para su desarrollo visual. En todas las personas primitivas que hemos visto, a los niños nunca se les permite arrastrarse y ninguno de ellos puede enfocar sus ojos a ninguna cosa que esté más cercana que la distancia de sus brazos. Todos tienen vista a larga distancia. Creemos que cuando un niño se arrastra desarrolla la capacidad de visión de cercanía.»

Glenn Doman en «Cómo enseñar a su bebé a ser físicamente excelente»: «Cuantas más oportunidades tenga su recién nacido de arrastrarse, mejor será físicamente, mayor será el desarrollo de su cerebro, más alta será su inteligencia motora… Sin importar la edad que tenga su bebé, el arrastrarse por primera vez constituirá un logro importantísimo.»

«Existe una relación muy estrecha entre ser capaz de arrastrarse y gatear y converger con su visón en un punto próximo… La visión de puntos cercanos, que se ve desarrollada materialmente cuando el niño se arrastra y gatea, significa poder ser capaz de converger los propios ojos para enfocarlos juntos dentro de la distancia que existe de los ojos a las manos. Esta es la distancia a la que leemos, escribimos… Cuando no hay oportunidad de desarrollar la movilidad y se evita que los pequeños se arrastren y gateen, los efectos se hacen evidentes en otras áreas, como el caso de la visión.»

El doctor Harald Blomberg en su manual de Terapia de Movimiento Rítmico – Nivel Uno «TMR y ADD/TDAH» : «Es normal que los padres quieran ayudar a sus hijos a desarrollar sus habilidades motoras. Cuando llegan al desarrollo emocional se guían por sus instintos y por sus propias experiencias emocionales de la infancia. Sin embargo cuando tienen que desarrollar la parte motora de sus hijos, los padres normalmente no saben qué es lo que su bebé necesita para su desarrollo. En vez de dejar que el bebé desarrolle sus habilidades motoras por sí mismo y tome su propio espacio y vaya desde una posición tumbada a reptar, gatear y finalmente se ponga de pie, la mayoría de los padres intentan acelerar su desarrollo motor. En vez de dejar al niño tumbado en el suelo y que desarrolle sus reflejos posturales moviéndose alrededor por sí mismo, se utilizan sillas de coche incluso cestitas por períodos largos de tiempo antes incluso de que sean capaces de sentarse. En lugar de animarlo a desarrollarse moviéndose lo más posible en su nivel de desarrollo, los padres lo ponen en un andador durante largos períodos de tiempo antes de que esté listo para gatear o caminar. Todo esto restringirá el desarrollo motor normal y obstruirá las conexiones de los ganglios basales y la integración de reflejos primitivos.
Si los padres quieren ayudar a sus hijos a desarrollar sus habilidades motoras deben adecuarse al desarrollo motor de sus hijos. Un bebé que no puede sentarse es mejor que esté tumbado. Al bebé se le debe permitir tumbarse sobre su estómago para estimular que levante la cabeza. Debe ser animado a moverse libremente por el suelo para gradualmente desarrollar sus patrones de movimiento, gravedad, equilibrio, estabilidad e integrar sus reflejos primitivos. Dejando al niño estar mucho tiempo en sillas para bebé s y andadores su desarrollo motor se obstruirá y correrá el riesgo de desarrollar TDA-H o ADD, dificultades de aprendizaje y problemas emocionales.»

«La transformación de los reflejos primitivos en reflejos posturales de por vida es debida a los movimientos rítmicos espontáneos que el bebé hace antes de empezar a caminar. La mayor parte de esta transformación debería estar hecha mientras que el bebé está todavía en el suelo. Los movimientos en posición vertical, de pie o caminando inhiben los reflejos primitivos solamente en una extensión muy limitada, pero son muy importantes para la maduración de los reflejos posturales y para conseguir equilibrio y estabilidad.»

María Docavo Alberti en «Mi hijo no es un problema, tiene un problema»: «En esta fase el bebé empieza a moverse en su entorno, a reconocer su espacio, mueve sus extremidades y reconoce su entorno, lo delimita, controla su territorio… Fija la mirada y calcula distancias con más precisión.

Si el bebé no hace el movimiento de reptar, las consecuencias pueden ser:
– problemas para seguir con los ojos una línea
– problemas para expresar los pensamientos e ideas
– escritura ilegible
– problemas de coordinación ojo-mano, fundamentalmente para escribir y coger pelotas
– agresivo o por el contrario incapaz de defenderse
– delimitación del territorio, puede ser agresivo cuando es invadido por sorpresa
– miedoso
– problemas con la regulación de la temperatura corporal
– sexo, problemas de excesiva demanda de sexo, agresivo o sumiso
– problemas de concentración, problemas de aprendizaje
– reacciones repetitivas ante una situación
– hiperactividad o hipoactividad

El bebé separa el cuerpo del suelo, comienza a sentarse de rodillas, a balancearse de delante a detrás y empieza a gatear, aquí ya los dos hemisferios empiezan a trabajar cruzados … es un movimiento fundamental para determinar la lateralidad, los ojos cruzan la línea media del cuerpo. Los problemas que pueden surgir de no haber gateado lo suficiente suelen ser:
– problemas de coordinación de movimientos, andar homolateral
– no coordina manos y ojos
– problemas con el habla, problemas de concentración y de motórica gruesa
– olfato demasiado sensible
– inteligencia emocional, no controla sus emociones. Lloros y alegría histéricos, cambios repentinos de humor
– problemas de comunicación, necesidad de ser aceptado
– no acepta la crítica, o critica desmesuradamente a los demás
– no reconoce el peligro
– conciencia de grupo»

El doctor Jorge Ferré en «cer0atr3s El desarrollo neuro-senso-psicomotriz de los3 primeros años de vida»: «Lo peor que podemos hacer con un niño de estas edades (de los 6 a los 9 meses de vida), que necesita estar experimentando nuevas sensaciones con su cuerpo, es dejarle sentado todo el día en la sillita, la hamaca, el cochecito, la cuna o el sofá y convertirlo en mero espectador de lo que hacen los demás.»

«El reptado contralateral anterior significa un cambio muy profundo en el sistema y los mecanismos que utiliza el bebé para explorar su entorno y para aprender.
… Se activa la vía cruzada de movimiento, que es la vía de control voluntario del movimiento, y empieza a ponerse en marcha la función del cuerpo calloso.
Es un momento muy importante en el proceso de desarrollo humano por todas las consecuencias funcionales positivas que comporta.
Con la incorporación del patrón contralateral, se prepara la coordinación dinámica de todos los movimientos que aprenderá a hacer después: andar, correr, pedalear, saltar a la «pata coja», subir y bajar escaleras con soltura, etc.
También cambia el programa de análisis perceptivo porque inicia la puesta en marcha de la percepción visual, auditiva y táctil tridimensional.
… El cuerpo empieza a funcionar como una auténtica unidad y el Sistema Nervioso también.»

«El gateador puede sortear obstáculos de mayor altura, eleva la cabeza, dirige la escucha y la mirada a mayor distancia. Poco a poco, se desarrolla la fusión visual.
Las dos imágenes visuales se funden e integran en una sola y eso le permite empezar a percibir el espacio en tres dimensiones. Capa la profundidad y empieza a desarrollar la capacidad de medir la distancia.»

«Su percepción le ofrece una visión del mundo que va más allá de los próximo y lo táctil y empieza a desarrollar la capacidad de elaborar imágenes de representación mental de un objeto.
Ahora, aunque el objeto esté oculto detrás de un obstáculo visual, empieza a retener su imagen mental. Esta capacidad es la que se llame persistencia o permanencia del objeto.
La experiencia motora del gateo es una experiencia global, gracias a la cual activamos un patrón de organización rítmico y sincrónico de la actividad bilateral del cuerpo, que estimula la coordinación ocular y la visión binocular.»

«El gateador, utiliza constantemente la pinza para explorar el espacio y coger objetos tan pequeños como una miga de pan o una pestaña.
Los niños que no han vivido experiencias en el suelo porque se han pasado el primer años de vida sentados o en el parque, pasivos e inmovilizados, pueden tener menos habilidad manual.»

«Si no se activan todos los patrones funcionales correspondientes a esta etapa evolutiva y se acelera la deambulación, se dificulta la correcta activación del mesencéfalo, la vía piramidal y el cuerpo calloso.»

«La visomotricidad es una función trascendental a la hora de leer con eficacia. Muchos problemas de lectura se deben a los vacíos de información que acumula el bebé que no ha vivido experiencias en el plano del suelo y que su primera experiencia motriz ha sido empezar a andar mal, después de haber pasado el primer año de vida sentado con apoyos.»

» El parque y los andadores son instrumentos que deberíamos eliminar totalmente. El parque impide el gateo, reduce el campo experimental obliga al bebé a hacer lo único que puede hacer ponerse de pie con apoyo. Los andadores impiden el gateo y fuerzan al bebé a colocarse en postura bipedestante cuando todavía no tiene suficiente tono muscular en las piernas y no está preparado para hacerlo, con todas las consecuencias que ello comporta.»

Más información en rosinauriarte.com

CENTRO BILINGÜE DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA BRISBANE. VÍDEOS

EL SEMÁFORO EN CBET-BRISBANE

Trabajando el tema de la ciudad en inglés, sacamos nuestro semáforo para coches (tenemos otro para peatones), el paso de cebra y los volantes para «conducir» un rato…

Mayo 2009 en el Centro Bilingüe de Estimulación Temprana BRISBANE, en Castro Urdiales, Cantabria

«LOS INSECTOS» BITS DE INTELIGENCIA EN CBET-BRISBANE

Gusta mucho el ratito de los bits de inteligencia, sobre todo cuando el tema es de animales.
Cuando llevamos ya unos días con la misma colección ya quieren todos demostrar lo mucho que han aprendido y por esto después de pasar los bits, tenemos que volver a enseñárselos dejándoles que nos digan cuáles son.

Nuestros niños tienen entre los dos y los tres años. Hay unos pocos que han cumplido ya los tres y todavía alguno que no ha cumplido los dos.

Mayo 2009 en el Centro de Estimulación Temprana BRISBANE, en Castro Urdiales, Cantabria.

TOCA RESTAS EN MATEMÁTICS. CBET-BRISBANE


Después de varios meses de ver y jugar con diferentes cantidades, pasamos otro tiempo sumando y también hacemos restas. Es muy sencillo…
Lo de «quitar» y ver cuántos objetos quedan les atrae más que añadir objetos nuevos en las sumas.
Como estamos trabajando los insectos en el tema de los bits de inteligencia, toca jugar con cantidades de insectos de plástico.

Mayo 2009, en el Centro Bilingüe de Estimulación Temprana BRISBANE. Castro Urdiales, Cantabria.

GATEO, DESARROLLO MOTOR EN CBET-BRISBANE


Hacemos «gatitos» todos los días…

Mayo, 2009. En el Centro Bilingüe de Estimulación Temprana Brisbane, Castro Urdiales, Cantabria.

Otros vídeos de CBET Brisbane en mi canal de Youtube

¿CUÁNDO EMPEZAR CON LA LECTURA?

Rosina Uriarte

La herramienta principal para el éxito académico es la lectura. Es natural que surjan tantas dudas sobre la misma. El índice de fracaso en este ámbito en nuestro país es muy elevado y va siendo hora de que algunos conceptos se aclaren para que dejemos de discutir entre los profesionales de la educación sobre conceptos muy básicos. Conceptos que confunden no sólo a profesionales, sino también a los padres…

Existe mucha confusión en cuanto al método utilizado para la enseñanza de la lectura y cuándo deben empezar con ella los niños. Unos defendemos la lectura desde bebés, otros aseguran que es muy inconveniente empezar antes de los 6 años… ¿Cómo es posible tal contradicción? ¿Estamos hablando de lo mismo? Realmente NO.

Estamos hablando de DOS cosas diferentes. Por esta razón, tanto los que defendemos la lectura antes de los seis años como los que aseguran que es contraproducente, tenemos razón… Lo que debemos hacer es saber que estamos hablando de dos planteamientos y dos actividades DIFERENTES.

Hay dos métodos de lectura, uno de ellos es el “silábico” o “fonológico”, en el que los niños aprenden a identificar letras con su sonido correspondiente, combinándolas de izquierda a derecha, para componer una palabra. Éste es el método tradicional que requiere de una organización espacial (el niño debe tener muy claros los conceptos de izquierda y derecha por ejemplo), entre otras funciones varias, que el niño puede no haber adquirido hasta la edad de 6 ó 7 años.

Teniendo esto en cuenta, es cierto que los niños no deberían empezar la lectoescritura, tal como se plantea en los colegios, hasta los 6 ó 7 años. Existe una tendencia errónea a presionar a los niños de Educación Infantil con la lectura y la escritura en nuestro país. Cosa que no ocurre en otros países donde la lectura alcanza niveles superiores y el fracaso escolar es mucho menor.

Sin embargo, en la estimulación temprana enseñamos a los niños a leer desde que son bebés. Y esto no es una contradicción con lo afirmado anteriormente. Lo que hacemos es ofrecer información escrita al niño, al igual que se la damos oral. Es lo que se llama «lectura global», y en ésta se muestra al niño una palabra entera mientras se lee la palabra al mismo tiempo. Son estímulos visuales (la palabra escrita) acompañados de estímulos auditivos (la palabra pronunciada a la vez). Los niños pequeños, menores de 6 años, tienden a ver la palabra como un todo, como una imagen. No se fijan en las letras que se combinan dentro de la misma como lo harían los niños de primaria.

En los programas de lectura dentro de la Estimulación Temprana nunca se le pide al niño nada, no se le examina ni presiona.

Si a un bebé se le enseñara la palabra “mesa” por ejemplo, tantas veces como la oye a la vez que se le muestra lo que es una mesa, la recordaría mucho antes en su formato escrito puesto que nuestra memoria visual es normalmente mejor que la auditiva.

De esta forma, el niño va familiarizándose con la palabra escrita, reconociendo palabras al igual que lo hace en el lenguaje hablado (el niño al escuchar las palabras no es consciente de que estén formadas por diferentes fonemas, sino que oye una sola cosa, al igual que cuando ve una palabra escrita ve una sola cosa). Con el tiempo puede estar leyendo sin realmente ser consciente de haber «aprendido» a leer, tal como ocurre con el lenguaje hablado. En realidad no aprendemos el lenguaje escrito con la misma facilidad y al mismo tiempo que el hablado por la simple razón de que no tenemos las mismas oportunidades de ver las palabras escritas como de escucharlas.

Es muy importante tener en cuenta que en la Estimulación Temprana jamás se pone a los niños a escribir. Esto no debería ocurrir hasta que el niño esté preparado para ello (6 ó 7 años). En esto la Estimulación Temprana es muy respetuosa, no debe pretenderse nada en el niño antes del momento adecuado y de que éste esté plenamente preparado para ello.

Todo esto tiene una explicación científica…

El cerebro del niño pequeño, menor de 5 ó 6 años, cuando aún no está organizado en sus funciones hemisféricas (el niño aún no se ha lateralizado, no es áun diestro o zurdo), domina el hemisferio derecho en los aprendizajes y en la percepción de lo que le rodea. El hemisferio derecho ve más el conjunto de las cosas, sin llegar a ver cada parte que las compone pues es menos analítico que el hemisferio izquierdo. Por eso el niño pequeño ve una palabra como un todo, igual que cuando la oye. Por esto les enseñamos a leer con la lectura global (les enseñamos palabras enteras, no la «m» con la «e» es «me» y la “s” con la “a” es “sa”):
Al cumplir los seis años más o menos, el niño ya está lateralizado, distingue izquierda y derecha y puede leer en una sola dirección y escribir en la misma también. Es el momento de aprender a leer y escribir de la forma tradicional (la «m» con la «a» es «ma»).

A partir de los seis años ya no aprende igual de forma global pues nuestro hemisferio izquierdo domina en su afán por analizar toda la información, el niño ya no verá una palabra, sino un conjunto de letras sucesivas. Aquí es cuando comienza el silabeo. Éste es necesario al aprender a leer de forma tradicional y al ver y leer por primera vez palabras desconocidas. Pero si el niño tiene facilidad para la lectura y está familiarizado con ella, pasará por la etapa del silabeo con facilidad y rapidez.

Cuando ambos hemisferios colaboran en el trabajo de la lectura es cuando además de ver cada letra que compone la palabra, vemos la palabra en sí como una unidad, y podemos leerla con seguridad y la velocidad necesaria, sin silabear.

“Hay un momento en el proceso de aprender a leer en que el equilibrio del cerebro pasa de derecha a izquierda, aproximadamente a la edad de 6 ½ y 7 ½ años” (Bakker, 1990)

“El acto de leer cuando se ejecuta con el hemisferio derecho está basado en técnicas visio-espacioales y holísticas, por ejemplo palabras enteras o el método “ver-decir”.
La lectura desde el hemisferio izquierdo implica decodificar símbolos individuales, construir palabras a partir de letras y estructuras basadas en la fonética.”
(Sally Goddard, “Reflejos, Aprendizaje y Comportamiento”)

Como conclusión y en defensa de la enseñanza de la lectura en la Estimulación Temprana, queda decir que en ningún momento pretendemos que el niño se salte etapas. Precisamente la Estimulación Temprana la realizamos para asegurarnos de que esto no ocurra, para apoyar el desarrollo del niño en cada etapa y ayudarle a que pase así a la siguiente con la madurez necesaria.

Y lo más importante: para los niños ES UN JUEGO. Por lo tanto, quienes critican la enseñanza de la lectura en niños pequeños argumentando que «los niños tienen que jugar», lo hacen porque no conocen la la Estimulación Temprana, cómo se lleva a cabo ni sus objetivos reales. Pues la regla número uno es vivirla como un juego, tanto por parte del adulto como por el niño. Y es así como los niños viven la lectura global, como un juego.

Nota: a continuación añado un extracto del libro “Aprendiendo moviendo el cuerpo” de Carla Hannaford, editorial PAX México¿A QUÉ EDAD ESTÁN LISTOS LOS OJOS PARA LEER?Entre los siete y los ocho años, conforme maduran los lóbulos frontales del encéfalo, se desarrolla de manera natural la coordinación motriz fina de todos los músculos del cuerpo, incluyendo los oculares. Antes de esa edad, tenemos una buena vista periférica y percibimos la profundidad, pero no es sino hasta que madura el campo frontal ocular de los lóbulos frontales que se puede lograr una coordinación suficientemente precisa entre ambos ojos como para tener un buen enfoque bidimensional. La coordinación ocular se da cuando el ojo dominante sigue la escritura que ve sobre una página y el otro ojo sigue el movimiento con exactitud y combina la información, lo cual nos da un óptima visión binocular… Por lo tanto, un ojo asume el mando (es el dominante) y guía los movimientos de los dos.
… Los movimientos motores finos del ojo y la coordinación de ambos aseguran que la información se capte con facilidad y aportan otra razón fisiológica para que no comencemos con el proceso de lectura antes de que el niño cumpla siete o, mejor aún, ocho años.

RODAR HACIENDO «CROQUETAS», UN EXCELENTE EJERCICIO PARA FAVORECER EL DESARROLLO

Niña haciendo croquetas
Niña haciendo croquetas

Junto al arrastre y al gateo, existe otro ejercicio que en los métodos de estimulación, tanto «temprana» como «terapéutica», se toma del proceso natural de desarrollo del niño para realizarlo de forma intensiva como una herramienta más para ayudar al niño en su desarrollo reforzando el mismo. Estamos hablando de las «croquetas» o rodadas en una dirección y otra estando el niño tumbado en el suelo.

Rodar haciendo croquetas, un excelente ejercicio para favorecer el desarrollo.

Las croquetas suponen una potente estimulación vestibular que favorece la maduración del sistema nervioso.

El aparato vestibular (también llamado laberinto) es un órgano situado en el oído interno que sirve principalmente para el control de la postura corporal y el equilibrio, pero también para regular el tono muscular, los movimientos oculares y la orientación espacial.

Es un ejercicio muy sencillo y con él suelen disfrutar mucho los niños. Sin embargo, puede ocurrir que un niño sea muy sensible a la estimulación vestibular, en cuyo caso habría que tener cuidado, haciendo muy poquitas croquetas y muy lentamente. En el supuesto caso de que al niño le impresionara aún de este modo, sería mejor optar por otro tipo de estimulación que le ayude a madurar lo suficiente para poder más adelante tolerar las croquetas.

El niño ha de tumbarse en el suelo, con los brazos extendidos por encima de la cabeza, o con los brazos hacia abajo pegados a lo largo del cuerpo. El cuerpo debe estar en tensión, totalmente estirado, desde las palmas de las manos hasta la planta del pie.

Hay que girar de un lado a otro, procurando no torcerse. No se debe correr, pues se torcería uno más.

Para evitar los mareos, se le puede decir que mire un punto fijo siempre que acabe el giro.

Es muy importante que se ruede siempre en ambas direcciones, el mismo número de veces hacia un lado y hacia el otro. Esto es de vital importancia para que la estimulación de ambos lados del cuerpo sea la misma, y por lo tanto, también lo sea la de ambos hemisferios cerebrales.

En el enlace que aparece a continuación podemos ver un vídeo en el que un padre realiza las croquetas con su hijo como parte de un programa de organización neurológica:

Padre y niño haciendo croquets

Vídeo «Actividades Vestibulares – Rolar»

Nota: Para evitar que el niño se sobreexcite o pueda marearse, lo ideal sería realizar tres croquetas en una dirección y otras tres en la otra para así seguir haciendo croquetas de tres en tres en ambas direcciones. Y comenzar por hacerlas despacio hasta ver que el niño las disfruta y no le impresionan o marean (esto no suele ser lo común, pero sí ocurre en niños que tienen una alta sensibilidad a la estimulación vestibular).

«Arrastre y gateo: la importante etapa del suelo»